«El 80% del incremento de la producción vendrá de la mano de los rendimientos»

jornada cajamar nuevas tecnologías

Cajamar ha abordado este martes el futuro del agro en la jornada ‘Nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura protegida’. Un encuentro esperado por la relevancia de la temática principal, ya que se espera que los avances en materia tecnológica generen la “tercera revolución agrícola”, como subrayó Juan José Hueso Martín, de la Estación Experimental Cajamar, durante la presentación.

Teniendo en cuenta las previsiones del crecimiento demográfico mundial en los próximos años (con el consabido desafío que representa a nivel de producción alimentaria), y los problemas crecientes por problemas como la escasez de recursos hídricos y otros derivados del cambio climático, maximizar la eficiencia de los procesos será aún más importante. Además otro problema añadido vendrá de la mano de la competencia del mercado de los biocombustibles con la producción alimentaria, que “podría cambiar las bases de los sistemas de los mercados agrarios”.

En medio de este este panorama, Juan Carlos López Hernández, de la Estación Experimental de Cajamar, auguró que “el 80% del incremento de la producción vendrá de la mano del aumento de rendimientos y solo el 10% del aumento de la superficie agrícola”. O lo que es lo mismo, la tecnología será clave. Según un estudio de la Fundación Cajamar, existe un gran margen de mejora en materia de rendimientos. De los 15kg/m2 de rendimiento de tomate en un invernadero sin control de clima con, se podría llegar a 45kg/m2 con interplanting sin calefacción ni CO2.

En su ponencia ‘Retos tecnológicos en la agricultura intensiva’, citó otros ejemplos del  campo almeriense, muy dependiente del agua subterránea y con un déficit hídrico de 166Hm3. “Si somos capaces de incorporar tecnologías de eficiencia se puede ir revirtiendo la situación”, dijo Hernández López. Aunque el modelo Almería es ya de por sí más eficiente que otros sistemas (se calcula que estas estructuras reducen la demanda de agua en torno a un 40% respecto a los cultivos al aire libre), hay que ir a más.

En el caso del uso de plásticos, la agricultura representa un 5% del consumo total en España, frente al sector de los envases que encabeza el ránking con el 35%. Es necesario optimizar al máximo los residuos de este tipo de materiales y la vía para ello pasa por darle una nueva vida a la biomasa a través de su tratamiento para reconvertir los residuos de invernaderos y destrío en materiales plásticos y biodiésel, por ejemplo.

La IoT y la cuarta revolución industrial  

La 4ª revolución industrial llegará gracias al Internet de las cosas (IoT), expresó Jorge Sánchez Molina de la UAL, que en su ponencia destacó las posibilidades que abrirá aplicado a la agricultura protegida. “Actualmente el 99% de las cosas no están conectadas pero se calcula que para 2050 habrá entre 25.000 y 55.000 millones de cosas que sí lo estarán. En el futuro no se comprarán artículos, se contratarán servicios durante ciertos periodos de tiempo”. En agricultura esta digitalización supondrá importancias avances ligados al big data, pero “no basta con tener datos aislados, hay que saber  gestionar y aplicar la información  teniendo en cuenta múltiples variables”.

En la jornada se trataron otros temas de interés como la microencapsulación, un concepto muy en boga que se está aplicando a bioproductos en al ámbito agrícola, como señaló Miguel Alborch Puchol de AINIA; la robotización; la aplicación de LED a cultivos hortícolas; y las posibilidades que abren los invernaderos de alta tecnología.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola