Freshis, fruta y verdura ‘del campo a la mesa’ a ‘golpe de click’ en Madrid

Freshis

Hemos leído en Alimarket que la startup española Freshis se ha convertido en la primera plataforma que permite recibir frutas y verduras frescas en casa directamente del agricultor en menos de una hora.

Fundada con capital propio por tres emprendedores españoles, Lluis Puig, Pablo Engelmann y Jaume Puig, todos ellos con experiencia previa en consultoras multinacionales y en el mercado del gran consumo, Freshis ha cerrado 2021 habiendo servido más de 10.000 pedidos con un ticket medio de 42€ por pedido.

La compañía comenzó operaciones en Madrid en 2020, pocas semanas antes del confinamiento, y en poco tiempo se ha convertido en una alternativa para comer frutas y verduras ‘del campo a la mesa’. Ahora pretende dar su salto a Barcelona. Lo hará a finales de este mes, teniendo ya preparadas sus instalaciones, su equipo y su flota. Pero su expansión irá más allá del mercado nacional, con intención de abordar también tres ciudades alemanas en 2022: Berlín, Múnich y Hamburgo, gracias a una ronda de financiación externa que lanzará en los próximos meses.

El objetivo de la startup es facturar 6 M€ este año, con previsión de alcanzar los 15 M€ en 2023, una vez haya dado comienzo a sus operaciones en estas cinco ciudades. A día de hoy, Freshis cuenta con un margen comercial ya positivo y está focalizada en su crecimiento para conseguir un ebitda también favorable a medida que escale su modelo de negocio.

Freshis supone una revolución en el sector de frescos, en la medida en que elimina terceros procesos innecesarios de la cadena de distribución. Sus fundadores compartían este mismo propósito desde la creación de la compañía: hacer las cosas de otra manera, mucho más sostenible, consciente y cuidada. Así, se propusieron redefinir las reglas del mercado para ofrecer un buen producto dando equidad al productor y, además, hacerlo con un servicio diferencial, a “golpe de click” y con una entrega ultrarrápida de los pedidos.

Su objetivo final es eliminar la intermediación pero también conseguir una mayor transparencia en la cadena de valor. Según Lluis Puig, CEO y fundador de Freshis, “nuestro propósito es crear plena transparencia para que el consumidor pueda saber quién es el productor, de dónde viene cada alimento, el tipo de cultivo que se ha utilizado y el precio que percibe el productor».

Para el fundador de la empresa la venta online de productos frescos todavía no logrado despegar por sus precios altos, porque existe una gran capilaridad de tiendas de barrio y por una cuestión de confianza en la selección del producto. Freshis responde a estos problemas abaratando costes, sin que exista un pedido mínimo y con mayor velocidad en las entregas.

Un 30% más de ingresos para el agricultor

Freshis cuenta con una red de más de 30 productores locales y nacionales que abastecen a la plataforma de los productos cultivables en la zona próxima a cada ciudad donde está presente. Este Qcommerce representa un marketplace para los agricultores que, para ser seleccionados como proveedores, deben cumplir ciertos requisitos como ser independientes o estar especializados en un producto en concreto, ya que Freshis solo cuenta con un productor por cada tipo de fruta o verdura. Por ejemplo, en el caso de un producto local de km0, Freshis exige entre unas 3 y 20 héctareas de producción. En el caso de un producto nacional, donde se incluyen productos como los aguacates, naranjas, manzanas o peras, entre otros, se necesita un mínimo de 50 hectáreas. Actualmente, el producto local representa entre el 10 y 20% de la facturación de la compañía, mientras que el 80% de sus ventas procede de referencias nacionales.

Además, los agricultores que trabajan con la plataforma deben estar comprometidos con la sostenibilidad social, económica y medioambiental y poseer las mejores técnicas de cultivo y maduración. En palabras de Lluis Puig, “tenemos un alto nivel de exigencia con el producto y eso nos permite tener una relación muy estrecha con los agricultores, llegando a establecer, junto a ellos, un precio fijo por la compra de sus alimentos para todo el año, que mantenemos invariable independientemente de la estacionalidad, para que nunca perjudique ni al consumidor ni a ellos. Así nos aseguramos de que los agricultores cobran un precio justo por su trabajo y que, además, tienen margen para reinvertir en innovación y en la mejora de sus productos”.

Según Puig, con este modelo de negocio de compra-venta directa al productor, un agricultor puede aumentar en un 30% sus ingresos, en la medida en que no solo se eliminan costes de producción, sino también de confección del packaging. De esto se encarga Freshis, pues distribuye los pedidos en un packaging ecológico y/o retornable.

Además el reparto se realiza con una flota propia de vehículos 100% eléctricos, reduciendo la huella de carbono de cada producto.

La propuesta de Freshis también es la de acortar los tiempos para que el consumidor pueda tener el producto en menos de 18 horas desde que se recolecta en el campo y en menos de una hora desde que realiza el pedido en la plataforma. «Somos capaces de enviar una fruta o verdura en menos de 18 horas desde el corte de planta o la recolección, reduciendo la cadena de suministro actual, que se sitúa en un mínimo de 4 días, y asegurándonos así un producto de una altísima calidad”, afirma Lluis Puig.

Coger y Llevar, el partner logístico de Freshis en Madrid

Antes de las 12.00 h de la mañana el productor recibe el pedido y los palés salen de su origen antes de las 17.00 h de la tarde. Los pedidos se reciben en una plataforma logística en Madrid donde Freshis recoge los palés a las 6.00 h de la mañana para posteriormente prepararlos y enviarlos a domicilio en menos de una hora. El partner logístico de Freshis es Coger y Llevar y además la compañía cuenta con un almacén de unos 800 m2 en Plaza Castilla (C/ Aguileñas), donde dispone de 35 m2 de espacio de almacenaje en frío positivo y de unos 50 m2 de zona de picking a modo de frutería. «Hemos internalizado la última milla y tenemos nuestros propios assets y nuestro propio equipo de repartidores. De esta manera nos aseguramos de que el producto es tratado en las mejores condiciones desde que sale de nuestros almacenes hasta que se entrega», señala Puig.

La plataforma ya tiene más de 3.000 clientes registrados que hacen la compra de estos productos frescos habitualmente con Freshis. En palabras de Pablo Engelmann, cofundador y director de operaciones de Freshis,“queremos ser ‘el Netflix de la fruta y la verdura’ y por eso ofrecemos un servicio 100% adaptado a las necesidades del consumidor». Para ello, la compañía ha desarrollado un algoritmo propio que recoge información sobre las preferencias y gustos del cliente con el fin de crear un perfil de usuario y poder ofrecerle una experiencia de compra personalizada. La filosofía de Freshis es «poder seleccionar la pieza de fruta mejor que lo harías tu si fueras a comprar a la frutería».

Fuente: alimarket.es

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola