Pico de ventas de los básicos hortofrutícolas

desabastecimiento supermercado

La histeria colectiva se apodera de la población que compra los imprescindibles hortofrutícolas de manera desmesurada.

Un pico de ventas de patatas, cebollas, naranjas y manzanas recorre los supermercados españoles, las fruterías y los mercados mayoristas. A estos básicos hortofrutícolas se suman el resto de frutas y verduras, aunque no en la misma proporción, así como otros artículos de importancia en los hogares como leche, pollo y papel higiénico.

Todavía sin contabilizar en cifras, este aumento se ha hecho notar durante las últimas 72 horas como consecuencia de las medidas sociales y sanitarias adoptadas por el gobierno español ante la pandemia del coronavirus.

Esta necesidad de acopio está basada en el miedo a una posible situación con mayores medidas restrictivas, en las que se exija a la población un periodo de cuarentena.

El envío de verduras desde Murcia a Madrid se disparó a principios de semana porque las cadenas de supermercados multiplicaron y triplicaron sus pedidos. “Vivimos una situación inédita y generalizada, que esperamos no desemboque en semanas de inactividad tras este frenesí comprador, una situación que podría resultar muy preocupante para los productores,” señaló el presidente de Proexport, Juan Marín.

Según diversas fuentes consultadas por Fruit Today, este súbito pico de ventas no se ha producido por igual en todas las zonas, siendo las comunidades de Madrid, Valencia y el País Vasco las más afectadas, así como las grandes capitales.

Las aglomeraciones para acumular productos se gestaron primero en las grandes superficies de Madrid y continuaron en las tiendas minoristas. Esta situación, a su vez, ha generado una oleada de ventas que incluye a diversos mercados mayoristas, especialmente a Mercamadrid, Mercavalencia, Mercovasa y Mercabilbao. “Ante tanta incertidumbre la gente ha acudido en masa a las grandes superficies para hacer acopio de perecederos como patatas, cebollas, manzanas y naranjas, en grandes formatos o a granel. Productos frescos pero de buena conservación. En concreto, la patata siempre ha sido el recurso más deseado en una crisis, como muy bien ha demostrado la historia de algunos países,” explicó a Fruit Today uno de los envasadores más importantes del panorama nacional.

“Cuando no ha habido más producto, han acudido a las pequeñas fruterías de barrio, que a su vez han arrasado en compras en los mercados mayoristas.”

Esta histeria colectiva por acumular alimentos ha alcanzado también al canal online, de tal manera que para poder manejar la situación algunas grandes superficies como Carrefour indican en su página web “queremos dedicar nuestro canal on line a los que más lo necesitan: mayores, personas con movilidad reducida, discapacitados o personas en cuarentena.”

Las dos patronales de la distribución, ASEDAS y ANGED, e incluso el propio Juan Roig, que precisamente el pasado martes tuvo su cita anual de resultados con la prensa, lanzaron sucesivos mensajes de tranquilidad y de responsabilidad a la hora de comprar aludiendo a la buena estructura de la distribución alimentaria en España, donde hay una tienda por cada 840 habitantes.

En este mismo sentido, el director general de Asedas, Ignacio García, remarcó la gran capilaridad del sector, que tiene casi 400 plataformas logísticas repartidas equilibradamente por toda la geografía española y que permite abastecer una red de 24.300 tiendas, entre supers e hipermercados, además de los 30.000 puntos de comercio tradicional.

Por su parte, desde ANGED se quiso incidir en que no se está produciendo una situación de desabastecimiento, sino de acaparamiento, con unas posibles disfunciones en la reposición.

No obstante, tal y como se puede apreciar en las imágenes de este artículo (fotografías de las 12 de la mañana y 6 de la tarde en un mismo supermercado de la ciudad de Valencia, respectivamente) se vivieron horas en las que sí se produjo rotura de stocks que poco a poco tendieron a reponerse gracias a una mayor frecuencia de esta actividad.

          

“No sabemos lo que va a durar esta situación pero ya llevamos toda la semana con un incremento considerable de pedidos. Lo que parece claro es que cuando vuelva la calma, lo que hemos vendido ahora, no lo venderemos luego porque, no por acumular, se va a comer más,” explica un gran envasador.

La otra cara de la moneda la representan los proveedores de la restauración, hostelería y catering para colegios, que viven una recesión o anulación de sus pedidos diarios. En contacto con una empresa de catering para la enseñanza, su propietario explicó a este medio que tuvo que repartir los perecederos entre sus empleados y ahora se enfrenta a un ERE temporal.

“Está siendo una semana de fuertes movimientos pero todo lo que vendamos ahora puede que nos arrastre a semanas de inactividad. Mucho mejor hubiera sido la normalidad. No creo que al sector le haya ayudado mucho la manera en que se ha gestionado esta crisis,” concluye un proveedor madrileño de la distribución.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola