«Tragamos origen Marruecos y nuestro sector se muere lentamente»

COEXPHAL CAMPAÑA ORIGEN MARRUECOS

Coexphal presentó el pasado viernes una campaña de comunicación denominada “Origen Marruecos”, una iniciativa con la que pretende sensibilizar a la sociedad y a los supermercados sobre las implicaciones que tiene comprar producto originario del país alauita, mientras el sector agroalimentario español se “muere lentamente”.

Y es que en apenas 5 años el campo almeriense ha perdido 2.200 hectáreas de superficie de tomate, mientras la exportación de tomate marroquí a Europa sigue creciendo (de 187.428,14 t en 2001 a 481.669,04 t en 2019, su récord histórico), incumpliendo sistemáticamente el Acuerdo comercial suscrito con la UE, en un contexto en el que, además, Europa ha perdido casi 70 millones de consumidores por el Brexit.

Hacer la compra debe ser un acto consciente porque, como ha recordado el gerente de Coexphal, Luis Miguel Fernández Sierra, Marruecos compite de forma desleal con sus productos. Incluso pagando los aranceles siguen teniendo una posición de ventaja por sus bajos costes (solo el de mano de obra es 8 veces menor al de España), y además hay una clara diferencia a nivel de seguridad alimentaria entre productos a un lado y otro del Estrecho de Gibraltar. “Ayer mismo hubo una alerta sanitaria en pimiento de origen marroquí” en Alemania al detectarse altos niveles de pesticidas, ha recordado el gerente de Coexphal.

Artículo relacionado: MAPA confirma que no habrá revisión del Acuerdo con Marruecos

#TragamosOrigenMarruecos

A través de gráficos sencillos y contundentes que se difundirán en redes sociales con la etiqueta #TragamosOrigenMarruecos, la organización busca informar al consumidor y, al mismo tiempo, hacer un llamamiento sobre la “contradicción de los supermercados europeos, que piden más sostenibilidad y seguridad alimentaria, pero compran producto marroquí”. En el caso del retail, están mandando una carta abierta a todas las cadenas de España que comercializan producto de #OrigenMarruecos. Haciendo alusión al conflicto político protagonizado por Marruecos cuando literalmente abrió la puerta en la frontera con España, Coexphal argumenta que le “sorprende ver en productos del país alauita en sus lineales, teniendo en cuenta sus compromisos medioambientales, sociales, económicos y éticos”.

La campaña de comunicación se realizará en un primer momento en cadenas de supermercados españolas que comercializan producto de #OrigenMarruecos y está abierta a todas aquellas organizaciones sectoriales que se quieran sumar.

¿De sector estratégico a parque temático?

Durante la presentación, Luis Miguel Fernández ha recordado: “el sector, el mismo que todos han aplaudido en pandemia, que se ha declarado esencial y estratégico, que ha sido ejemplo de profesionalidad y ha dado lo mejor de sí para garantizar el abastecimiento de alimentos básicos, necesita soluciones. Hoy por hoy no competimos en igualdad de condiciones, sufrimos una competencia desleal que puede llevarnos a la desaparición del principal motor económico de la provincia de Almería y de otras zonas productoras de España”.

Artículo relacionado: «Falta información clara sobre contingentes y pago de tasas arancelarias de Marruecos»

Al problema marroquí se suman otros como el aumento de costes que conllevará la nueva PAC, “una vuelta de tuerca” más al ya de por sí dañado bolsillo de los productores.

“Estamos yendo hacia la desaparición de las frutas y hortalizas en Europa. Si seguimos así, vamos a quedarnos en un mero parque temático”. Y no se trata de una frase alarmista. Ayer mismo la organización agraria COAG y la ONG Mundubat presentaban el estudio de investigación “Derechos Humanos y empresas transnacionales en el Sáhara Occidental: el caso del tomate” donde se detalla cómo cinco grandes grupos empresariales, algunos participados por Mohamed VI y el ministro de Agricultura de Marruecos, explotan tierra fértil de los territorios ocupados del Sáhara Occidental para crear uno de los mayores centros de producción de tomate a nivel mundial en Dakhla. Allí el cultivo de tomate representa ya en torno al 80% y cuenta con ventajas competitivas respecto a Agadir, como las condiciones climáticas, con 300 días de sol al año, y la calidad del agua, que permiten adelantar el cultivo de tomate hasta 3 semanas respecto a la zona de Agadir, pudiendo cultivar cherry con precios irrisorios de mano de obra.

Este macroproyecto preocupa a un sector que ya baraja seriamente la posibilidad de cultivar menos superficie de tomate en la próxima campaña. “Este año no se ha salvado ni un producto en materia de precios, y si se deja de plantar tomate para ir a otros cultivos, el resto de productos también colapsarán”, ha dicho el presidente de Coexphal Juan Antonio González Real.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola