La peor campaña de patata francesa desde el 2000

Ante un colapso histórico del potencial de rendimiento de la patata debido al calor extremo y la sequía calor extremo y la sequía, la Agrupación de Productores de Patata de Francia, UNPT, pide una reacción inmediata de los agentes económicos y a las autoridades públicas para apoyar la producción francesa.
patata nueva

Los últimos muestreos, hasta la fecha, confirman el deterioro histórico de los rendimientos de las parcelas dedicadas a la patata en al menos un -20% respecto a la media de los últimos veinte años, es decir, 1,5 millones de toneladas perdidas (40.000 ha en términos de superficie). Esta pérdida media podría llegar incluso a un -30% en el caso de las patatas de secano, con extremos que ya se han registrado de -50%.

La cosecha, que parece catastrófica a pesar de que la siembra y las condiciones meteorológicas de la primavera sugerían una buena campaña 22-23, es el resultado del calor extremo correlacionado con una fuerte sequía, que literalmente detuvo el desarrollo de desarrollo de los tubérculos. Ni las lluvias ni las temperaturas suaves que se avecinan podrán invertir esta tendencia. invertir esta tendencia.

Los productores franceses de patatas, y en particular los que suministran a la industria y a las fábricas de fécula, prevén un año muy pobre. y las fábricas de almidón, esperan por tanto un año «negro».

Con el fin de garantizar la sostenibilidad económica de las explotaciones que invierten cantidades muy importantes de capital en este cultivo y asegurar la siembra para 2023/2024, la UNPT hace un llamamiento a la movilización general de todos los agentes económicos del sector (industria, comerciantes, distribución) y los poderes públicos para que los «cultivadores de patata» puedan pasar esta paso histórico.

La UNPT pide que se revaloricen los precios pagados a los productores y que se distribuya mejor el valor añadido, en particular con la gran distribución, que se flexibilicen contractualmente los volúmenes no entregados por los productores y que se inicie rápidamente una reflexión sobre la puesta en marcha de un sistema excepcional de ayudas estatales destinado a apoyar financieramente a los productores y a animarles a continuar esta producción. «Los productores no asumirán solos la responsabilidad de las pérdidas excepcionales causadas por este episodio climático extraordinario», aseguran.

Por ello, la UNPT solicita una reunión de urgencia con el Ministro de Agricultura para hacer un balance de la situación sector por sector (fresco, industrial, almidón) e iniciar las primeras medidas a corto y medio plazo que permitan a Francia mantener su posición de primer exportador mundial de patatas, una posición estratégica para la defensa de la soberanía alimentaria nacional y europea. la soberanía alimentaria nacional y europea.

Cada día que pase sin que los agentes económicos del sector y las autoridades públicas den una respuesta nos alejará inevitablemente de este objetivo.

Cumplimiento de contratos

Coordination Rural solicitan a los compradores  extranjeros de patata francesa que tengan en cuenta las pérdidas debidas a las condiciones meteorológicas al exigir los cumplimientos de contratos

Desde Coordination Rural recuerdan que la Interprofesional de la Patata de Francia se aconseja a los productores que no puedan cubrir los volúmenes que han suscrito en su contrato que lo indiquen por carta certificada a su comprador, invocando la fuerza mayor.

De hecho, las altas temperaturas y la falta de lluvias de este verano han provocado rendimientos de entre 25 y 30 toneladas por hectárea. Los productores no pueden suministrar la cantidad de patatas estipulada en los contratos, lo que da lugar a sanciones muy elevadas. Un artículo de la ley relativo a los casos de fuerza mayor incluye las consecuencias de los riesgos climáticos y justifica que los productores no sean penalizados si no pueden cumplir sus compromisos. Sin embargo, al tratarse de un artículo de la legislación francesa, los compradores belgas u holandeses no están obligados a respetarlo.

El CR lamenta que los problemas ya planteados en 2018 no hayan servido de lección y pide a la Interprofesión que ponga todo su empeño en conseguir que estos compradores tengan en cuenta este artículo y que incluyan en los contratos que se firmen, a partir de la próxima temporada, con los compradores extranjeros, la mención de los casos de fuerza mayor incluyendo los riesgos climáticos.

Lo hemos leído en agronewscastillayleon.com

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola