El desperdicio de frutas y hortalizas es considerable en el 41% de los hogares

El desperdicio de alimentos es un problema con impacto económico, social y medioambiental que crece en todas las economías desarrolladas. La nuestra no es una excepción, tal y como lo demuestran los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que sitúan a España como el séptimo país europeo que más desperdicia, con 1.325 millones de kg anuales. En un contexto como éste crece la concienciación social, política y empresarial sobre la necesidad de impulsar medidas correctoras que permitan reducir estas cantidades, así como las iniciativas para conseguirlo. La estrategia empresarial, coordinada por AECOC,

“La Alimentación no tiene desperdicio”, que secundan más de 350 compañías de la industria y la distribución alimentaria, es un ejemplo de ello. En su marco las empresas adheridas han conseguido incrementar en un 5%, en el último año, la cantidad de productos aptos para el consumo humano derivados a bancos de alimentos y otras entidades benéficas en lugar de ser destruidos y también realizar recomendaciones que ayuden a todos los actores de la cadena de valor (industria, distribución, operadores logísticos, etc.) a evitar ineficiencias que puedan generar desperdicio.

De entre las acciones lideradas por el proyecto “La Alimentación no tiene desperdicio” destaca el Punto de Encuentro AECOC contra el Desperdicio Alimentario, una cita anual que ha alcanzado en Madrid su quinta edición. Durante la inauguración, el director general de la Industria Alimentaria, Fernando Burgaz, ha destacado que el objetivo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente es conseguir una reducción del 50% del desperdicio de alimentos en el año 2030.

El encuentro se ha abierto con la presentación de un estudio realizado por AECOC entre los consumidores españoles. Un trabajo que confirma que el 41% de ellos desperdicia cantidades considerables de comida, sobre todo frutas y verduras. Cuestionados sobre los motivos principales que les llevan a tirar comida, el 70% de ellos lo atribuye al descuido o la pereza.

El informe esboza diferentes tipos de consumidores en función de su capacidad de aprovechar los alimentos y concluye que –considerando los dos extremos- el 32% pueden ser considerados reaprovechadores (hacen siempre algo útil con los excedentes) mientras que un 21% son auténticos generadores de desperdicio.

El problema llega a las agendas políticas

El 5º Punto de Encuentro AECOC contra el Desperdicio Alimentario hace foco también en su programa en cómo las instituciones comunitarias, nacionales y autonómicas, han comenzado a avanzar en propuestas legislativas destinadas a valorizar los alimentos y evitar su derroche. Es el caso de Italia, segundo país europeo en impulsar una ley contra el desperdicio de alimentos, o Cataluña, que ya ha aprobado una propuesta de ley.

El encuentro reúne a ambos impulsores, Raúl Moreno –diputado del PSC en el Parlament de Catalunya- y Maria Chiara Gadda, diputada por el Partido Democrático en el Parlamento Italiano.
Gadda ha centrado su intervención en una legislación, muy bien acogida entre la sociedad y las empresas, que incentiva la donación de alimentos y de medicamentos por parte de las compañías y contempla reducciones fiscales vinculadas a la disminución de la generación de residuos.

La visión de ambos parlamentarios se completa además con la participación del Embajador de Italia en España, Stefano Sannino, y del responsable de política social de la Asociación de Cooperativas de Consumidores, COOP. El Embajador ha abordado cómo Italia hace frente como país al desperdicio alimentario, mientras el responsable de COOP se ha centrado en las buenas prácticas impulsadas por la empresa de distribución.

El Punto de Encuentro incluye también una mesa redonda en la que directivos del sector de la restauración analizan las peculiaridades y limitaciones de sus empresas a la hora de hacer frente al desperdicio de alimentos. La mesa está moderada por el Secretario General de La Federación Española de Hostelería, Emilio Gallego, y reúne a representantes de Marcas de Restauración, KFC Iberia y el restaurante Le Bistró.

Un buen ejemplo en la restauración colectiva es, sin duda, el impulsado por la Junta de Castilla y León, a través de la Dirección General de Política Educativa, que ha conseguido impulsar un proyecto de reducción del desperdicio en 466 colegios de la Comunidad.
La cita en la que han participado más de 250 profesionales de todo el país, incorpora en su programa el caso de aprovechamiento de las mermas impulsado por BioSabor, el modelo de la empresa Tuero para valorizar los excedentes alimentarios y las actividades llevadas a cabo, durante 30 años, contra el despilfarro de alimentos por el Banco de los Alimentos de Barcelona.

Carrefour premia la mejor aportación de la Lluvia de Ideas

Además, el programa de hoy incluye la elección del ganador de la 3ª edición del concurso Lluvia de Ideas contra el Desperdicio Alimentario. El concurso, que se inició el pasado 1 de agosto, quiere contribuir a la reflexión social y premiar la manera más creativa y comprensible de explicar la diferencia entre fecha de caducidad y fecha de consumo preferente de los alimentos.

La cadena de distribución Carrefour, patrocinadora del concurso, premiará la mejor aportación de la Lluvia de Ideas con un carro de la compra valorado en 500€, reforzando así su compromiso en la lucha contra el desperdicio de alimentos; un área en la que la compañía viene trabajando desde hace diez años.

Retos Universidad- Empresa

Más de 30 estudiantes universitarios participan activamente en este encuentro que AECOC ha celebrado en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la UPM. Repartidos en tres mesas de trabajo y coordinados por docentes de la UPM, han trabajado en la búsqueda de propuestas para reducir el desperdicio de alimentos en tres ámbitos clave: el sector primario, el packaging y la restauración. Cada una de las mesas ha sido coordinada por responsables de Calidad Pascual, Ecoembes y Unilever Food Solutions, respectivamente.

Sobre AECOC

AECOC es la Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores, una de las mayores organizaciones empresariales del país y la única en la que la industria y la distribución del gran consumo trabajan conjuntamente para desarrollar buenas prácticas y estándares tecnológicos que ayuden a las empresas a ser más eficientes y competitivas, aportando valor al consumidor. Engloba tanto a las mayores compañías como a las pequeñas y medianas empresas y representa sectores tan diversos como el de la alimentación y bebidas, textil, electro, ferretería y bricolaje, salud y hostelería, entre otros. A cierre de 2016, contaba con más de 27. 000 empresas asociadas cuya facturación conjunta supone cerca del 20% del PIB.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola