Una doble amenaza para la cebolla española

cebolla

¿Por qué? Pues por una doble amenaza: por un lado, por los efectos del coronavirus, que han provocado el cierre del canal HORECA -acrónimo de Hoteles, Restaurantes y Cafeterías-; y por otro por las grandes cadenas que suelen inundar el mercado con cebolla de fuera congelada, una práctica que, si bien es muy habitual, este año puede asestar un golpe mortal al sector.

Este vídeo lo protagoniza Salvador Fernández, un agricultor de Fuente Palmera. En su mano derecha hay un manojo de cebollas de tamaño considerable. Todo lo que le rodea es la tierra de donde las ha sacado, miles de hectáreas que, según indica, no se mueven del suelo y parecen estar condenadas a no llegar nunca al consumidor este año.

Miguel Cobos, secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Córdoba tiene claro que son varias las grandes cadenas que hacen esto, aunque solo pone un nombre sobre la mesa: Carrefour, que, añade, no deja de ser un empresa francesa y, como es lógico, da salida a productos franceses. En el vídeo que ha dado la voz de alarma, Fernández habla en plural. Dice que no aparece nadie a comprar el producto porque “las grandes cadenas” han traído cebolla de fuera.

El consumo ha caído también. Cobos apunta a la caída del turismo y a que la cebolla tampoco es la hortaliza reina en la cocina española. Sea como sea, la ruina va a ser importante en los pocos agricultores que cultivan este alimento, rico en minerales y oligoelementos (calcio, magnesio, cloro, cobalto, cobre, hierro, fósforo, yodo, níquel, potasio, silicio, cinc, azufre y bromo) y también en vitaminas (A, B, C y E).

Un producto que tiene un coste de producción de unos 5.000 euros por hectárea. “Multiplica eso por unas 4.000 hectáreas que hay de este cultivo en Córdoba, principalmente en Santaella y Fuente Palmera”, remarca Cobos, que cree que lamentablemente este año “se ha producido la tormenta perfecta”.

Ante esta, la única solución es promocionar la cebolla cordobesa y concienciar al consumidor. En este sentido, sí que se alinea 100% con el agricultor del vídeo, que pide a los españoles que miren las etiquetas y que consuman productos y cebollas españoles.

No obstante, aclara que las hortalizas a menudo tienen problemas de etiquetado. “La cebolla se vende a granel, no está embolsada y no están demasiado bien identificadas. A veces se mezclan unas con otras. Nosotros llevamos reclamando mucho más control en este ámbito”.

Así que le va a tocar al consumidor estar pendiente de lo que compra si quiere salvar el producto cordobés, puesto que, tal y como explica Cobos, las grandes distribuidoras quieren cubrir todas las temporadas y, si hace falta, tirarán siempre de producto congelado.

Fuente: Cordopolis.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola