La tecnología de Ecoculture, aliada ante al aumento en el precio del gas

La eficiencia de uso de nitrógeno con los programas de cultivo de la compañía es al menos un 25% mayor que la del nitrógeno estándar
Ángel Ruiz Serna, gerente de Ecoculture

El precio del gas continúa en ascenso y esa incesante subida afecta al día a día de la sociedad y sus distintas ramas. En la agricultura, la escasez actual en el suministro de gas natural ha dificultado aún más la producción de fertilizantes, ya que el coste del producto final no puede compensar los costes de producción.

En una planta de fabricación moderna, el fertilizante nitrogenado se produce a partir de gas natural, principalmente metano, que se mejora mediante la combinación con nitrógeno del aire. Los dos productos finales, nitrato de amonio y urea, ayudan a la fabricación de diferentes tipos de fertilizantes mezclándolos con fósforo y potasio para NPK, dolomita para CAN o una mezcla de ambos para UAN.

Nitrato de amonio y nitrato de amonio de calcio (CAN) son los productos fertilizantes más utilizados, que se preparan a partir de amoniaco, para el cual el gas natural sirve como materia prima (el 80% del gas se utiliza como materia prima para fertilizantes). Los precios del nitrato de amonio eran ya un 50% más altos que hace un año y su baja producción, así como la de otros productos fertilizantes, se verá reflejada en sus precios, que hará en muchos casos inviable su compra por parte del agricultor.

Con la creciente demanda de nitrato de amonio en Europa, no se espera que su precio tenga una tendencia a la baja hasta que los precios del gas natural se estabilicen. Las repercusiones de este aumento desorbitado de precios podrían llevar a una baja producción de cultivos a nivel mundial, y esta a un bajo suministro de alimentos en el año siguiente.

Actualmente, en Europa se han venido anunciando en las últimas semanas recortes de producción en países como Polonia, Eslovaquia o Noruega; grandes fabricantes de nitrógeno y fertilizantes compuestos en la Unión Europea o algunas de las mejores compañías alemanas han decidido limitar las operaciones de la planta o considerar nuevos recortes en la producción; en Reino Unido o Países Bajos ha habido cierre de instalaciones de producción a gran escala e interrupciones de producción en Estados Unidos.

Ante esta situación global, la tecnología de Ecoculture Biosciences vuelve a convertirse en una gran aliada de los agricultores de todo el mundo, con soluciones beneficiosas como NHDelta que ayudan a reducir el uso de nitrógeno. Los productos de la gama NHDelta de Ecoculture contienen 190 gramos de nitrógeno por litro, una cantidad muy baja, pero con una eficiencia al menos un 25% mayor que el nitrógeno estándar, llegando a un 50% en situaciones de nitrógeno de tasa reducida.

El gerente de Ecoculture Biosciences, Ángel Ruiz Serna, sugiere a los agricultores “que consideren reducir su dosis base de nitrógeno alrededor de un 20% y reemplazarlo con 10 a 20 litros de NHDelta, siguiendo el programa de cultivo de Ecoculture, lo cual no solo aumentará el rendimiento, sino que también reducirá el coste de los insumos”.

Ruiz Serna añade que “esperamos que la disponibilidad de producción siga siendo buena en 2022, pero los precios van a seguir aumentando durante seis o nueve meses, por lo que sería prudente ser previsores para la contingencia de la primavera de 2023”.

 

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola