Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

TOMRA: un nuevo sistema de clasificación para verduras de hoja verde

Desde el punto de vista de la seguridad alimentaria, las malas hierbas tóxicas son uno de los problemas más difíciles de afrontar en las líneas de procesamiento.

Cuando las plantas venenosas de estramonio y belladona crecen junto con la verdura de hoja verde, las malas hierbas tienen un color tan similar al del producto agrícola que resultan difíciles de detectar. Esto constituye un verdadero reto para los procesadores y, los cambios en los métodos agrícolas actuales agudizan este problema. Así, la creciente demanda de los consumidores de cultivos ecológicos y las restricciones en el uso de herbicidas contribuyen a la proliferación de malas hierbas. Desafortunadamente esta situación está llamada a empeorar: se prevé que el valor anual de las ventas mundiales de alimentos ecológicos crecerá a una tasa anual compuesta de entre el 10 % y el 13 % hasta 2030. Esto incrementará el volumen de malas hierbas tóxicas que se mezclan con verduras frescas y congeladas. La buena noticia es que las máquinas de clasificación más avanzadas ofrecen soluciones altamente eficaces. Hoy existe un tipo de tecnología de clasificación en particular que posee capacidades de detección desconocidas hasta hace muy pocos años.

Diferencias entre las malas hierbas tóxicas

La belladona tiene la apariencia de una bolita verde que, con el tiempo, se torna negra y, en última instancia, parece un arándano. Puesto que prácticamente no existe diferencia de color entre la belladona verde y el producto agrícola de consumo verde (judías o espinacas), a las clasificadoras de alimentos por color les resulta difícil distinguirlos.

El estramonio por su parte también tiene forma de bolita, que permanece verde, rodeada de muchos pinchos. Cuando se mezcla con las verduras de hoja verde resulta también compleja de detectar por las clasificadoras de alimentos que separan por color.

Todos estos retos hacen que la clasificación de la belladona y el estramonio por color y forma no resulte suficiente y a menudo resulta necesario clasificarlos por una línea de procesamiento capaz de detectar sus características biológicas/biométricas.

Las máquinas de clasificación que sí resuelven el problema

TOMRA ofrece soluciones de clasificación altamente eficaces para cada tipo de producto vegetal, incluidos los congelados, envasados frescos, cortados frescos y enlatados.

Las dos máquinas clasificadoras que mejor detectan las malas hierbas son la TOMRA 5B y la TOMRA 5C. Algunos procesadores utilizan ambas máquinas en la misma línea: la TOMRA 5B primero, antes de trocear o escaldar el producto, y la TOMRA 5C después, con tecnología de identificación de firma biométrica (BSI), para realizar los controles finales.

TOMRA 5B para productos frescos

La TOMRA 5B es una máquina clasificadora de cinta de alta gama capaz de detectar y rechazar malas hierbas de estramonio y belladona mezcladas con el producto fresco. Combina la tecnología de visualización envolvente de 360 grados con uno o más láseres y algoritmos de forma avanzados. Puede clasificar por color, forma (por cámaras) y estructura (por láser), y además es capaz de detectar hasta el 99 % de la materia extraña, lo que la convierte en la herramienta ideal para la identificación específica de defectos individuales extremadamente pequeños en flujos de producción de alto volumen.

Además de ser ideal para clasificar judías verdes y espinacas baby, la TOMRA 5B también se utiliza para otros muchos productos: guisantes, zanahorias, espinacas, maíz, pimientos verdes, lechuga recién cortada, mezcla de lechugas, patatas, patatas fritas y productos especiales de patata.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola