Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Francia no cede su soberanía alimentaria con Carrefour

Carrefour_logo

Rechazo a ceder la seguridad alimentaria a los quebequeses.

La pandemia de la covid activa aún más los reflejos de independencia y soberanía nacional que siempre han sido muy fuertes en Francia. Lo demuestra la negativa tajante del Gobierno de París a los planes de compra del grupo Carrefour por el gigante canadiense Couche-Tard. Las autoridades galas argumentan que la operación no puede llevarse a cabo porque Carrefour es un elemento importante de la “seguridad alimentaria” y no conviene que esta quede en manos extranjeras.

No importa que Couche-Tard sea una compañía fundada en Quebec y con sede central en esta provincia francófona canadiense, con la que París siempre ha mantenido lazos políticos y humanos muy estrechos. Una cosa fue que Charles de Gaulle, en su célebre discurso desde el balcón del Ayuntamiento de Montreal, en julio de 1967, gritara “Vive le Québec libre! ” – una osadía que por cierto provocó una grave crisis entre París y Ottawa –, y otra muy distinta que Francia, en el 2021, en plena crisis del coronavirus, ceda a propietarios quebequeses una compañía que efectúa un servicio vital, la distribución de alimentos.

La posición del Gobierno francés la dejaron clara, en sendas declaraciones, la ministra de Trabajo, Elisabeth Borne, y el titular de Economía y Hacienda, Bruno Le Maire.

Carrefour es la empresa del sector privado con plantilla más grande (320.000 personas). Cada año emplea a miles de jóvenes que empiezan en ella su carrera laboral. Lo recordó Borne. Este año está previsto que comiencen a trabajar en Carrefour 15.000 jóvenes. Según la ministra, es esencial que esta política no pueda ser puesta en duda si cambian los dueños y sus prioridades. Borne añadió razones adicionales que se derivan de la pandemia. “La estrategia de Carrefour, que es hacer trabajar a productores locales, a agricultores locales, es algo que hemos visto que era importante durante la crisis sanitaria –dijo Borne en una entrevista con la emisora Europe 1–. Tener cadenas de aprovisionamiento seguras es también muy importante”.

Es cierto que la pandemia, en Francia y en otros países, ha puesto en evidencia cuán vital es mantener el control y la producción en determinados sectores para no quedar desprotegidos ante una emergencia. La alimentación es fundamental, pero también la producción de medicamentos y de material sanitario. París quiere sacar esta lección y actuar en consecuencia.

Le Maire recordó que el Gobierno francés tiene autoridad para controlar las inversiones extranjeras, para autorizarlas o denegarlas si son sectores estratégicos. “El día que vaya usted a Carrefour o a Auchan y ya no haya pasta o arroz, ¿qué pasa?”, se preguntó el ministro, insinuando que el Gobierno tiene más poder de influencia sobre una empresa francesa que sobre una foránea.

Couche-Tard, grupo fundado en 1980 y en fuerte expansión, posee 14.000 establecimientos en todo el continente americano, Europa y Asia. Vende alimentos y también carburantes.

Fuente: lavanguardia.com

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola