Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Colette, más producción de enero a marzo

La nueva variedad de calabacín de Enza Zaden empieza a despuntar en el mercado por su rendimiento y calidad en cultivos de invierno en Almería.
enza Juan Antonio López Oyonarte

Este es el segundo año de la variedad de calabacín Colette en el mercado y ya ha empezado a “despuntar” a nivel comercial. Juan Antonio López Oyonarte, responsable de Calabacín en Enza Zaden, adelanta que sus previsiones respecto a la variedad son muy positivas. “Esperamos tener una buena respuesta en campo en la próxima campaña”.

“En estos dos años de recorrido, hemos contrastado sus resultados con producciones y estándares del mismo segmento, y ha sido la variedad que más producción ha tenido en el periodo de enero a marzo”. De hecho, en esta pasada campaña ha mostrado sus mimbres en lo que a rendimiento se refiere, con producciones que han superado los 13 kg/m2 en un año muy complicado a nivel climatológico. “En los meses más fríos (enero-febrero) las producciones rondaban los 3kg/m2”. Un factor muy a tener en cuenta, ya que los precios más altos en origen se alcanzan en esos meses, generando una gran rentabilidad para el productor.

La morfología de la planta es muy abierta, de porte leñoso y con buen vigor, minimizando las enfermedades y comportándose muy bien ante contrastes de clima. Además cuenta con resistencia a Px (oídio).

Si a ello le sumamos la calidad constante de la variedad, con frutos de color verde oscuro, cilíndricos, con un muy bajo índice de frutos chupados y un cierre pistilar muy pequeño, podemos afirmar que se trata de un material ideal para poder hacer un ciclo muy largo de invierno en Almería, con siembras en octubre y noviembre para recolecciones en los meses más fríos. Y es como, como subraya Juan Antonio López, “la planta no se agota ni pierde calidad”.

Colette está disponible tanto para cultivo convencional como para agricultura 100% ecológica con la marca Vitalis.

Dentro del catálogo de calabacín, Enza Zaden tiene otras dos variedades que se están comportando muy bien, Metis y Keesha para aire libre, ambas con dos años comerciales. Este año se han introducido en toda la sierra granadina con muy buena aceptación, y también en Murcia.

Entre las características de estos materiales cabe destacar su porte erecto, que minimiza costes adicionales en mano de obra y facilita recolección, así como la homogeneidad en la calidad de fruto. “Son muy oscuros, no se rayan y son aptos también para exportación”. Los diferencia el calibre, un poco más largo en el caso de Keesha.

En cuanto a resistencias, ambas aportan resistencia a Px, ZYMV, WMV y PRSV, y Keesha añade también resistencia a CMV.

Ya en el segmento de calabacín blanco, Enza Zaden destaca por su variedad Ismalia, “líder en Almería por su producción”. Muy versátil, se adapta a distintas fechas de plantación y funciona bien tanto con calor como con frío. Px, ZYMV, WMV y PRSV son las resistencias que aporta este material, en el que confían grandes productores de calabacín de la provincia de Almería.

“La innovación no para. Es nuestro día a día”, recuerda el responsable de Calabacín en Enza Zaden. El equipo de investigación trabaja en el desarrollo de materiales con resistencia a N. Delhi y otros virus transmitidos por pulgón, que “pueden ser un problema importante en Almería en pocos años. Hay que prestarle una especial atención, por eso ya estamos trabajando en ello”.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola