«Primera puñalada» al Trasvase Tajo-Segura

Los agricultores volvieron a pedir el lunes a Teresa Ribera que no aprobara el cambio en la normativa, pero no ha podido ser: el Gobierno ha acordado reducir de 38 a 27 hm3 al mes la cantidad de agua trasvasada en el acueducto Tajo-Segura en situación de normalidad hídrica (nivel 2), para “garantizar la estabilidad del sistema”.

El Gobierno de España, a través de su portavoz en materia de agua, la ministra y vicepresidenta, Teresa Ribera, titular de la cartera para la Transición Ecológica, ha dado este martes un paso decisivo en su estrategia de apagar el Trasvase Tajo-Segura e impulsar la sustitución del agua de los ríos por el agua desalinizada. En el último Consejo de Ministros antes de las vacaciones se ha aprobado la rebaja en las derivaciones de agua desde la cabecera del Tajo mediante un Real Decreto que disminuirá la cantidad a trasvasar de 38 a 27 hectómetros cúbicos cuando los embalses de Entrepeñas y Buendía estén en nivel 2, lo que supondrá un recorte anual de hasta 60 hectómetros cúbicos al año y marcará un antes y un después de lo que sería el Trasvase en situaciones de abundancia hídrica.

El texto establece nuevos umbrales para la cesión de caudales con el fin de evitar situaciones de excepcionalidad y trasvase cero a las cuencas receptoras. Esta decisión atiende, según una nota del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Democráfico (Miteco), al dictamen científico-técnico del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) y cuenta con el aval de la Comisión Central de Explotación del Trasvase y del Consejo Nacional de Agua, que también han aprobado una actualización de las tarifas de aprovechamiento del trasvase.

Según lo acordado, la cantidad mensual trasvasable se establecerá en función de las existencias conjuntas de los embalses de Entrepeñas y Buendía a comienzos de cada mes, con un máximo anual total de 650 hm3 en cada año hidrológico (600 hm3 para el Segura y 50 hm3 para el Guadiana) y de acuerdo con los niveles establecidos.

Desde el Miteco han explicado que “la principal modificación” afecta al nivel 2 (normalidad hídrica), que hasta ahora fijaba en 38 hm3/mes el posible aporte de agua desde la cabecera del Tajo en condiciones establecidas, y a partir de ahora, el desembalse será de 27 hm3/m, lo que “favorecerá una mayor estabilidad para todas las cuencas, tanto cedentes como receptoras“.

En el caso de las cedentes se verán beneficiadas porque “los embalses de Entrepeñas y Buendía dispondrán durante más tiempo de mayor volumen de agua almacenada”, mientras que las receptoras, “al racionar el agua que reciben al mes mantendrán un flujo constante más tiempo y sin interrupciones”, según fuentes ministeriales, que inciden en que permitirá una mejor planificación para el riego.

Para el Miteco, este acuerdo busca “adaptar una infraestructura crítica para el abastecimiento de tres millones de personas en Castilla-La Mancha, Murcia y Albacete a la realidad ineludible del cambio climático, de la alteración de los patrones de lluvias y, en suma, de una menor disponibilidad de agua”.

Con vistas a contrarrestar este escenario, Transición Ecológica trabaja en alternativas, duplicando la capacidad de generar agua desalada para usos agrícolas, la interconexión del sistema de desaladoras en una red conjunta de todo el sureste con mayor capacidad operativa, y en un plan de apoyo a las energías renovables para rebajar el precio del agua desalada.

Junto a la modificación de la regla de explotación del trasvase Tajo-Segura, también se han aprobado las nuevas tarifas para el aprovechamiento del acueducto.

El objetivo de las tarifas es recuperar los costes anuales de explotación, funcionamiento y conservación, así como la recuperación de las amortizaciones de las inversiones realizadas por el Estado. Su cálculo y elaboración se realiza según el procedimiento reglado, y deben liquidarse anualmente a los usuarios del trasvase.

Rechazo de los regantes

El pasado lunes ASAJA Alicante solicitó y recibió la adhesión de las comunidades de regantes que dependen del Trasvase Tajo-Segura a su propuesta que trasladó a Transición Ecológica y en la que mostró su rechazo y exigió la paralización ante la aprobación de los recortes del Trasvase, con la modificación del Real Decreto 773/2014, ya que entendía que esto supone una interrupción del proceso de participación pública que está teniendo lugar sobre el proyecto de Plan Hidrológico de la parte española de la Demarcación Hidrográfica del Tajo por lo que, en todo caso, ASAJA considera que el momento de modificaciones de este tipo solo estaría indicado con la entrada en vigor del nuevo plan del Tajo (previsto en el horizonte 2022-27), en el que estará especificada y actualizada la información sobre los nuevos usos y necesidades medioambientales de la cabecera.

“El Trasvase Tajo-Segura recibirá con el cambio parcial de las reglas de explotación la primera de todas las puñaladas que le esperan hasta el 2027, cuando se materializará el aumento de los caudales ecológicos hasta los 8,6 metros cúbicos por segundo (en lugar de los 6 de ahora), lo que supone la inutilización total del acueducto”, denunció el presidente de Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante, José Vicente Andreu, que también afirmó que “si mañana (por el martes) no le entra un ápice de cordura y remordimiento a Ribera frente al ataque atroz que va a asestar al sector agrario en el sureste y declina la aprobación de dicho decreto, no nos queda otra opción que pedir a agricultores, regantes y empresarios alicantinos que saquen al grupo socialista del Gobierno central y el autonómico si quieren que la agricultura tenga algo de futuro”.

Asimismo, con respecto al papel jugado en este tema por el President de la Generalitat, Ximo Puig, desde ASAJA consideran que es «cómplice de la barbaridad» que se va a cometer contra la forma de vida y la prosperidad del Levante y culpable de abrir la puerta al desierto en nuestro país. “Basta de hacer política vacía y de repetir que el trasvase es irrenunciable y que lucharán por el agua para todos y para siempre. No es cierto que de igual de donde venga el agua, como he estado escuchando decir a algunos alcaldes socialistas de la provincia, porque esto no es más que más demagogia. Importa y mucho de donde nos llegue el agua. El agua para mantener nuestro entramado productivo tiene que venir de los ríos. Esto no es un capricho, está justificado y es viable técnicamente, porque 50.000 hectómetros van al mar todos los años por las cuencas españolas y Portugal recibe un caudal del Tajo tres veces superior a lo pactado, por lo que lo único que falta aquí es voluntad política, infraestructuras que distribuyan el agua en España de forma justa y equitativa e inversiones para hacerlo una realidad. El agua del Trasvase cuesta 0,17 céntimos frente a los 0,58 del agua desalinizada para riego, para la que haría falta construir una planta fotovoltaica de 500 hectáreas de superficie para que bajara de precio, una barbarie medioambiental, paisajística y económica que difícilmente se podrá ejecutar”, denunció Andreu.

Fuentes: Efeagro / Asaja Alicante

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola