La industria naviera sufre con el coronavirus

El impacto del virus en la industria naviera mundial provoca una disminución histórica del tránsito de buques y distorsiona la economía global.

China, como el mayor proveedor de mercancías del mundo, ha colapsado el tráfico marítimo de mercancías. La parálisis del país, tras las medidas decretadas por el gobierno chino ha incidido en las líneas navieras, con unas pérdidas valoradas en unos 350 millones de dólares por semana según diversos informes financieros.

Los analistas económicos creen este efecto perdurará en el tiempo varios meses, sino más.

El think tank Shanghai International Shipping Institute, habla de una disminución de la demanda de líneas navieras valorada entre un 20% y un 50% menos. Por otra parte, un tercio de los principales puertos chinos tienen sus instalaciones de almacenamiento prácticamente colapsadas.

El cuello de botella se encuentra en los puertos chinos con mayor tráfico de mercancías como el de Shanghai, Xingang, Tianjin y Ningbo. Resulta prácticamente imposible disponer de enchufes reefer y los puertos han alcanzado su capacidad máxima de contenedores frigoríficos. Ante esta caótica situación se ha aconsejado a las compañías navieras descargar en Malasia, Vietnam o Taiwán. Ni siquiera en el importante puerto de Hong-Kong quedan enchufes reefer disponibles

Mayores precios y desvíos de carga

La situación ha originado un aumento de costes adicionales que las navieras intentan compensar con la introducción de un impuesto de congestión para el transporte refrigerado a China con precios que fluctúan entre 1.000 y 1.250 dólares por contendor frigorífico.

La situación no afecta solo a los puertos chinos, sino que se vive   una especie de caos global marítimo. De hecho, países meramente exportadores de fruta como Chile, viven muy de cerca esta crisis de transporte afectados por la escasez de reefers.

Los expertos señalan que, en estos momentos, y a pesar de que se han reanudado lentamente las labores de carga y descarga en China, hay varados unos 120.000 contenedores de un total mundial de 1,5 millones. “Todo ello significa un porcentaje elevado de contenedores que están fuera de servicio en otras partes del mundo, con las consecuencias que supone para un mercado hortofrutícola absolutamente globalizado”.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola