Macroproyecto para acelerar la implantación del internet de las cosas en agricultura

El internet de las cosas (IdC) tiene el potencial de provocar un cambio disruptivo en el agro y la alimentación; acelerar la implantación de la tecnología en la agroalimentación y hacer más tangibles sus beneficios están entre los fines del proyecto europeo IoF2020 en el que participa España.

El proyecto Internet of Food and Farm 2020 (IoF2020) está enfocado en los próximos 4 años a la mejora de la productividad y sostenibilidad agroalimentaria y busca que el “pequeño grupo de usuarios avanzados” de soluciones tecnológicas se amplíe y abarque toda la cadena de valor.

Los trabajos tratarán de mostrar el valor añadido del uso de dispositivos conectados a Internet -como sensores, sistemas de riego, equipos industriales, dispositivos de seguimiento logístico o software de gestión-, que puedan ser gestionados de manera remota por los distintos profesionales agroalimentarios.

El internet de las cosas en agroalimentación permitirá grandes cambios

El internet de las cosas puede, por ejemplo, optimizar la calidad de la carne y minimizar las posibilidades de fraude, aumentar su transparencia y trazabilidad, según los coordinadores del proyecto.

En el vino, tanto para la viticultura convencional como orgánica, puede utilizarse para mejorar la calidad y sostenibilidad medioambiental y disminuir costes de producción.

Para llevar a cabo este trabajo se realizarán 19 casos de estudio con soluciones para 5 áreas agroalimentarias: cultivos extensivos, productos lácteos, carne, verduras y frutas, y se involucran a todos los actores de la cadena alimentaria.

Agricultores, cooperativas, proveedores de equipamiento y logística, empresas de procesamiento de alimentos, organizaciones de consumidores y desarrolladores de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) participan representados por 71 socios.

De estos, una decena son españoles: Cooperativas Agro-alimentarias, Coexphal, Hispatec, Tecnova, Dcoop, Sada, Universidad de Almería, Teléfonica Investigación y Desarrollo y Exafan.

En España, los ensayos que se llevarán a cabo bajo el IoF2020 están relacionados con los invernaderos, el aceite de oliva y la producción avícola.

Para Cooperativas Agro-alimentarias, participar en este proyecto “supone tener acceso a la transferencia tecnológica” que se va a extraer de los casos y conectar con la red europea de innovación.

Ha valorado además la importante participación del cooperativismo, ya que “de los tres pilotos que se van a desarrollar en España, en dos de ellos la presencia de cooperativas es fundamental”.

Dcoop, como usuario final, está en el estudio para introducir la automatización en toda la cadena de valor del aceite de oliva y de las aceitunas.

Se basará en olivos bajo las condiciones climáticas y de suelo del área mediterránea, que se apoyan principalmente en el riego por goteo, en producción convencional, integrada y ecológica.

En este caso, con la colaboración del centro de investigación Tecnova y el proveedor tecnológico Hispatec, se capturarán datos de la atmósfera o las condiciones del suelo, a través de servicios de predicción meteorológica inalámbrica o de geoprecisión integrada.

Coexphal está, junto con la Universidad de Almería, en el proyecto para integrar la cadena de valor y la innovación en calidad para los invernaderos de tomate, con un sistema basado en la interacción sensores-actuadores.

El IdC se aplicará para superar desafíos como la ralentización del crecimiento de la productividad, disponibilidad limitada de tierras de cultivo, cambio climático, aumento de la necesidad de agua, así como el precio y disponibilidad de la energía.

Las soluciones propuestas en este caso son, por ejemplo, la integración de diversas fuentes de datos procedentes de sensores, modelos, agua, decisiones de los productores, plagas o retroalimentación de los clientes para ayudar a productores y otros actores de la cadena de suministro a tomar decisiones.

Relacionado con el sector avícola hay una propuesta para, a través de las tecnologías del IdC, controlar el proceso de crecimiento de las aves de corral, reducir la mortalidad de las aves y mejorar su condición física y bienestar.

En ellos participan Tekniker y Exafan como proveedores tecnológicos y el Grupo Sada como usuario final.

El objetivo es mejorar los procesos y la planificación en la granja, logística y planta de procesamiento, los tres puntos críticos que definen la eficiencia y calidad de la carne de ave.

La empresa de soluciones tecnológicas almeriense Hispatec ha asegurado que “este gran proyecto marcará un antes y un después en el uso intensivo de las tecnologías de comunicación y datos para el sector agroalimentario”, porque su uso, en la actualidad, aún no esta plenamente extendido.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola