Revisión a la baja de la cosecha europea de manzanas

Desde el primer aforo, hecho público durante la primera semana de agosto, hasta el momento de publicar esta información (mediados de septiembre), la cosecha europea de manzanas sufre una revisión a la baja.
manzana

La World Apple and Pear Association (WAPA) estima que la cosecha europea disminuirá sobre sus previsiones iniciales y se situará en torno a las 12.076.000 toneladas. Esta cifra representa aproximadamente 90,000 t menos de lo que sugería el pronóstico de agosto (12,168,000 t).

La mayoría de los países, excepto Polonia y la República Checa, han revisado a la baja sus estimaciones originales, especialmente Francia, Italia y España. También los Estados Unidos, registra una disminución y estima una recolección de 4,6 millones de toneladas.

Problemas de toda índole

La escasez de trabajadores estacionales es uno de los problemas que ha persistido desde el comienzo de la pandemia de coronavirus y se ha vuelto aún más relevante para aquellas empresas que contaban con mano de obra estacional procedente de Ucrania. En este sentido, Polonia es el país más afectado, no solo por su proximidad, sino por su gran producción.

Otro de los problemas más acuciantes, asunto común para todo el sector de frutas y hortalizas, es el aumento vertiginoso de los precios de la electricidad, que ha elevado el coste de almacenamiento a un nivel insostenible para los productores. La situación es tan apremiante que algunos productores pueden optar por no recolectar la cosecha debido a los altos costes que ello conlleva.
Estos factores plantean un problema importante para la producción final y la competitividad del sector y, por lo tanto, incluso amenazan su existencia futura. Además de un limitado retorno de la inversión para los productores, otro problema añadido será el tamaño de las manzanas y peras frescas. Las intensas condiciones climáticas en agosto (olas de calor y sequía en algunas regiones) han tenido un impacto negativo en el tamaño y la coloración de una gran parte de la fruta. Todo ello podría derivar en un aumento sustancial de fruta para los procesos industriales.

Francia

Los problemas climáticos se han manifestado de diferentes maneras en el mercado francés, que este año ha realizado una pronta reevaluación de su cosecha a la baja, sin descartar que todavía pueda ser más escasa. Esta podría estimarse en un 1.300.000 t. Las mayores dificultades se presentan con las variedades más tempranas como la Gala, con importantes problemas de coloración. La única lectura positiva de esta coyuntura son los elevados índices de azúcar, especialmente en Galas.

La situación general para los fruticultores franceses difiere muy poco del resto de sus colegas europeos, aquejados por esa fuerte subida de la electricidad, que afecta a todos los procesos, desde el riego al propio almacenamiento, que podría poner en peligro muchas explotaciones.

Italia

Las tres regiones productoras, Piamonte, Trentino y Sur Tirol registran un descenso productivo, tal y como está siendo habitual en el resto de países europeos. Sin embargo, Italia hace mucho énfasis en poner en valor sus producciones de manzanas orgánicas y, sobre todo, en seguir adelante, en la investigación varietal y la salida al mercado de nuevas variedades que supongan un revulsivo para los mercados. Este es el caso de la manzana SweeTango , una manzana que se cosecha a mediados de agosto de textura fresca, crocante y muy jugosa.

En líneas generales, la situación del sector no difiere de lo ocurre a sus vecinos productores, donde las altas temperaturas y los incrementos de los costes energéticos y de envases suponen una importante rémora para el sector.

Reino Unido

La campaña comenzó entre 7 y 10 días de antelación debido a las altas temperaturas registradas en el país. No obstante, aunque esta ha sido una tendencia generalizada hay que señalar que no se ha dado por igual en todas las zonas productivas ni en todas las variedades.

Países Bajos

La producción estará por debajo de las 245.000 toneladas, debido al calor que ha afectado tanto al calibre como a la coloración. Por supuesto hay que hacer excepciones entre aquellos cultivos que no han tenido problemas de falta de agua y aquellos que sí la han sufrido.

La variedad Elstar mantiene una buena demanda mientras que la Jonagold vive todo lo contrario, como consecuencia de la existencia de stocks del año anterior.

Alemania

Las circunstancias socioeconómicas actuales mucho tienen que ver con que el país germano apueste por sus propias producciones bajo una campaña con el lema “Time of German Apples- Of Course Next Door”, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Agricultura en aras de la sostenibilidad medioambiental y una dieta saludable para su población.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola