Cómo controlar la mosca blanca en Poinsettias

Para conseguir un buen control de la mosca blanca en cultivos de Poinsettia, incluido el biotipo resistente de Bemisia, el especialista en MIP y polinización de Biobest Koen Merkus explica la importancia de mantener el nivel de población por debajo de un «punto de inflexión» a finales de octubre, y cómo hacerlo
poinsettia-pexels-brian-forsyth

La mosca blanca es la plaga económicamente más importante de Poinsettia con dos tipos muy difundidos en cultivos europeos y norteamericanos – la mosca blanca de invernadero Trialeurodes vaporariorium y Bemisia tabaci – comúnmente llamada mosca blanca del tabaco.

Ambas especies de mosca blanca se alimentan de las plantas, reduciendo el vigor y excretando un mielado pegajoso que atrae a la desagradable fumagina. Además, Bemisia puede transmitir virus potencialmente devastadores, reduciendo significativamente los rendimientos comercializables.

Dos biotipos de Bemisia 

«Dentro de la población de Bemisia existen dos biotipos: Bemisia MEAM1 (antes conocido como tipo B) y Bemisia MED (antes conocido como tipo Q)», explica el especialista en MIP y polinización de Biobest Koen Merkus. «Este último es más resistente a los insecticidas químicos, pero, por el lado positivo, le resulta más difícil encontrar un compañero y reproducirse».

Artículo relacionado: Ornamental: récord histórico en Almería

«Así que, en circunstancias sin presión de insecticida alta, el biotipo Bemisia Q se ve superado en población por el biotipo Bemisia B. Sin embargo, las aplicaciones frecuentes de insecticidas químicos pueden ejercer un efecto selectivo, favoreciendo el biotipo resistente. Si se encuentra en una etapa temprana del cultivo, esto puede llevar a problemas importantes más adelante».

Si Bemisia está presente en un cultivo de Poinsettia, Koen dice que es seguro asumir que ambos biotipos serán encontrados. «Es imposible diferenciarlos visualmente – sólo se pueden identificar mediante análisis moleculares», dice.

Punto de inflexión

Koen continúa explicando que hay un punto de inflexión. «Para finales de octubre, el objetivo de los cultivadores debería ser conseguir un nivel de infestación inferior al 20%, es decir, menos de una planta con mosca por cada cinco. Es probable que un nivel de población más alto cause problemas y que las siguientes pulverizaciones químicas favorezcan el biotipo Q. Por lo tanto, un enfoque preventivo es crucial».

Empezar la limpieza

Para mantener controladas las poblaciones de mosca blanca del tabaco e invernadero, Koen destaca la importancia de empezar el ciclo con Poinsettia limpia y mantenerse extremadamente vigilantes. Hay que partir de una inspección cuidadosa de los esquejes a la llegada del propagador.

«Tener trampas adhesivas instaladas antes de que lleguen los esquejes significa que la monitorización empieza inmediatamente», dice. «Si la mosca blanca está presente, a menudo se encontrará rápidamente».

«Es vital inspeccionar atentamente; lo ideal es recoger esquejes aleatorios e inspeccionar la parte inferior de las hojas».

«Si la plaga se detecta en esta etapa temprana, es conveniente dar un tratamiento. Con una actuación temprana, se evita una gran cantidad de problemas más tarde. Dado que las plantas aún son pequeñas, se puede lograr una mejor cobertura por pulverización en esta etapa».

Antes de plantar los esquejes, recomienda sumergirlos en Preferal® WG, un insecticida biológico para el control de moscas blancas.

Espacio entre macetas

«Una semana antes de espaciar las macetas, introduzca Amblyseius swirskii (swirskii-System) y alimentos suplementarios como Nutrimite™,» aconseja. «Con las macetas poco espaciadas, los ácaros pueden moverse fácilmente y es menos probable que se pierdan».

Cuando las macetas se separan, Koen recomienda empezar introducciones semanales de Eretmix-System que contiene una combinación de dos parasitoides; Encarsia formosa (Encarsia-System) para controlar la mosca blanca de invernadero y Eretmocerus eremicus (Eretmocerus-System) para atacar la Bemisia. Además, dice que puede ser necesario introducir más Swirskii-System junto con Nutrimite™.

«Recomendamos encarecidamente el uso de ambos productos», dice Koen. «El swirskii ataca al primer estadio de la mosca blanca, mientras que los parasitoides atacan del segundo al cuarto estadio. Esto minimiza cualquier competencia intragremial potencial entre ambos organismos».

En resumen, Koen indica que: «la clave es monitorizar y explorar de cerca para empezar limpio el cultivo y, si es posible, revisar los datos de monitoreo de la última temporada. Luego, emplear una estrategia de MIP completa – involucrando parasitoides, un ácaro depredador y bioinsecticidas para mantener a la población de Bemisia por debajo del punto de inflexión del 20%. Tenga en cuenta que la presión de la mosca blanca también puede diferir según la variedad de Poinsettia».

«Su asesor local de Biobest estará encantado de ayudarle a establecer un programa IPM personalizado».

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola