Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Control biológico, ‘salvavidas’ del plátano

Los plataneros canarios apuestan cada vez más por el uso de insectos beneficiosos como alternativa a la reducción de químicos y ya tiene premios propios, los ‘Musa’ que ha otorgado Koppert a SAT Costa Caleta y Puerto Santo
KOPPERT PREMIOS MUSA

“Cada vez hay menos materias activas disponibles y son menos eficaces”. Esta frase podría aplicarse prácticamente a cualquier cultivo que le venga en mente al lector. Pero en este caso, hablamos de uno muy localizado y singular, el Plátano de Canarias.

En la UE desde 2014 es obligatoria la aplicación obligatoria de la Gestión Integrada de Plagas, que obliga a dar prioridad a tratamientos sin químicos, siempre que sea posible (Directiva 2009/128/CE). Además, el Real Decreto 1311/2012 establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios.

Premisas de las que, sin embargo, están exentas las bananas de países terceros y que ponen en desventaja a los productores canarios. Mientras los productores de terceros países tienen a su disposición hasta 60 materias activas, muchas de ellas prohibidas en la UE, y que aplican a discreción en avionetas, los plataneros canarios ven cómo la cartera de fitosanitarios que pueden usar se ha reducido a la mínima expresión, y en unos cuantos años será prácticamente inexistente a causa del Pacto Verde y sus estrategias asociadas.

Lejos de resignarse, Esther Domínguez, directora técnica de Asprocan, es contundente. “Hay que actuar ya”. Hasta ahora eran muy pocos los agricultores plataneros que apostaban por el control biológico, pero a día de hoy prácticamente todos están haciendo sueltas y probando su funcionamiento.

En unas jornadas organizadas por la empresa Koppert el pasado jueves 1 de junio en el marco de la entrega de los Premios Musa al Mejor Control Biológico en Platanera, Domínguez aseguró que la concienciación del sector se acrecienta, y aboga por pisar el acelerador.

«Hay otra cultura del control biológico, algunos por convencimiento, otros por motivos medioambientales, y hay quien por seguridad y comodidad del aplicador” (en un cultivo tan artesanal como el del plátano, no tener que ponerse EPI’s facilita mucho la tarea).

Por su parte, Rudy Llarena, delegado comercial de Koppert en Canarias hizo hincapié en la necesidad de acompañar a los productores durante la fase de aprendizaje de un modelo que requiere un gran conocimiento de cada finca y una comunicación directa y continua entre técnico y agricultor. Y adelantó: “tenemos ante nosotros un reto brutal. Cuando el control biológico explote, Koppert no va a poder frente por sí sola a la gran demanda de 7.000 productores y más de 8.000 hectáreas”.

Koppert, pionera en platanera

La empresa Koppert ha sido pionera en control biológico en el sector del plátano. En 2003 comenzó a investigar y desarrollar soluciones poniendo el foco en plagas como la araña roja (Tetranychus urticae), la más generalizada actualmente en este cultivo; posteriormente trabajando en soluciones para cochinilla (Dysmicoccus grassii), otro de los problemas principales del sector; y más recientemente, con mosca blanca.

Fruto de este trabajo, tienen un portafolio específico de soluciones de control biológico en platanera contra cochinilla, araña roja, trips, hormigas y lagarta.

De forma paralela, lleva a cabo ensayos de I+D con empresas como Cultesa y entidades como Asprocan.

Actualmente, Koppert gestiona el control biológico en más de 800 hectáreas de platanera, ya sea de forma directa o vía distribuidor, y esta línea representa en torno al 13% de su volumen de negocio en Canarias.

Premios Musa

Dentro de su apuesta por el sector platanero, Koppert celebró el pasado jueves 1 de junio la entrega de los Premios Musa al Mejor Control Biológico en Platanera. Unos galardones organizados por la propia empresa y que cuentan con la colaboración de la Asociación de Productores de Plátano de Canarias (Asprocan) y el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA). Con ellos se quiere visibilizar y reconocer el esfuerzo de los productores que apuestan por el control biológico para prevenir y luchar contra enfermedades y plagas del plátano, mejorando la sostenibilidad del cultivo.

Ya desde la elección del nombre de los galardones, ‘Musa’, han querido trasladar su apuesta decidida por el cultivo estrella de las ‘islas afortunadas’ y quienes lo hacen posible. “El nombre de los premios viene del nombre científico del plátano, Musa paradisiaca, y del hecho de que las empresas que premiamos son musas para el resto del sector”, expresó Armando García, responsable de Marketing y Comunicación de Koppert España.

Unos premios que hacen “desde la mayor de las humildades, para reconocer a empresas que hacen las cosas de forma sostenible y alineada a nuestra filosofía”, apuntó el delegado comercial de Koppert en Canarias, Rudy Llarena.

Los galardonados de esta primera edición fueron SAT Costa Caleta y Puerto Santo S.L. Dos empresas que “quieren cambiar el paradigma” y son la “avanzadilla” de un cambio que ya está en marcha.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola