“El precio no suplirá la falta de kilos”

En Andalucía, al igual que en el resto del país, la campaña comparte factores comunes: la falta de volúmenes, aún pagados a buen precio, pone la rentabilidad en la cuerda floja.
José Rodríguez

Fruit Today magazine repasa con José Rodríguez, director de SAT Síntesis, éstas y otras cuestiones de vital importancia para la citricultura andaluza.

¿Cuál es la sintonía comercial de esta temporada?

La parte de la campaña de clementinas precoces de Huelva se ha desarrollado con buenos precios agrícolas y la cosecha ha sido rápida porque los volúmenes no eran elevados. En consecuencia, los precios han sido altos respecto a otros años. La cuestión está siendo distinta para Sevilla y Córdoba, zonas más especializadas en Navelinas, donde ha habido muchos problemas por falta de agua, sobre todo en Córdoba.

En líneas generales la falta de calibre se traduce en un volumen de cosecha más corto, con unos precios altos que no llegarán a suplir la falta de kilos y que no serán rentables para los agricultores. Lo peor, es que sucederá lo mismo en la segunda parte de campaña porque todavía hay menos cosecha de variedades tardías.

En la faceta comercial, los precios a los que se inició la campaña parecían razonables, pero después vino la batalla por vender barato y situarse en los lineales. En consecuencia, los márgenes a los que operamos actualmente son muy pequeños en naranjas y un poco menos en mandarinas y clementinas.

El lado positivo es que la industria está absorbiendo bien los calibres cortos y pagando a unos precios razonables.

¿Cuál es el principal desafío en esta campaña?

Para ésta y las futuras será la disponibilidad de agua. Tenemos una sequía muy persistente desde hace varios años, pero cuando llueve no somos capaces de aprovechar bien el agua porque carecemos de las infraestructuras hidráulicas adecuadas. No es de recibo que se pierdan varios cientos de hectómetros de lluvia por falta de inversiones.

La vulnerabilidad de las economías europeas que mantienen una inflación superior a la española ¿les pasa factura?

Sí, por supuesto. Hasta la primera semana de diciembre, las ventas han sido muy lentas y los pedidos muy justitos y con una pelea continuada por el precio.

La subida de los tipos de interés y la carestía energética han hecho que Alemania frene su demanda y los países nórdicos son muy volátiles en cuanto al origen de sus proveedores y ahora, que empieza con fuerza la producción egipcia, mucho me temo que cambiarán de proveedor por precio.

Fuera de Europa, se han enviado bastantes volúmenes a los países árabes, pero ahora con la ventana egipcia abierta, todo cambiará de nuevo. El problema comercial con China no es solo que está sometida a duras restricciones por la covid, es la ralentización en la llegada de los fletes: se ha pasado de 20 días a 30 y eso ya queda un poco lejos de cualquier expectativa comercial.

En estos momentos, Canadá es el mercado que goza de mayor estabilidad a la hora de las compras.

¿Cómo ve el futuro?

Las materias primas y los suministros no van a bajar en un medio plazo y nos va a obligar a implementar todo tipo de mejoras tecnológicas, tanto en cultivo como en central, que nos permitan incrementar la productividad y ser competitivos.

Los PERTES supusieron muchas expectativas, pero a día de hoy han quedado en nada. Nosotros, que ya veníamos haciendo muchas actuaciones para el ahorro de agua e invirtiendo en tecnología y en fotovoltaicas, los esperábamos, pero se han convertido en un tren en vía muerta.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola