El sector pide aplazar la estrategia del Pacto Verde hasta conocer el impacto de la COVID-19

Green Deal

La ley española de Cambio Climático iría en la misma línea: Objetivos muy difíciles de cumplir y mucho más ambiciosos que los de cualquier otro sector.

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos muestra sus reservas sobre la estrategia “De la granja a la mesa”, la propuesta de la Comisión Europea que se presentará este miércoles para alcanzar los objetivos marcados por el Pacto Verde en materia climática por parte del sector agroalimentario de la UE, y solicita que se aplace hasta conocer el impacto de la crisis sanitaria actual sobre el sector.

Unión de Uniones pone de manifiesto que la  crisis del COVID-19 viene precedida de otra  crisis sin precedentes en sectores clave que llevaron a los agricultores y ganaderos a la calle antes de la declaración del estado de alarma.

La organización reclama que se analice pormenorizadamente las consecuencias antes de implementar cualquier medida que pueda restringir todavía más la viabilidad económica de las explotaciones, dado el panorama de recesión previsible a corto/medio plazo.

Unión de Uniones, en cualquier caso y como ya señalara en otras ocasiones, pone de manifiesto que los objetivos estipulados para el campo en el Pacto Verde han de ser alcanzables y realistas y que deberían tenerse en cuenta también en las producciones que se importan desde países terceros.

La organización, ante los objetivos vinculantes de reducción del uso de fitosanitarios químicos contemplados en esta estrategia, recuerda que han dado como resultado un aumento de los costes de producción por parte de los agricultores y ganaderos, pero que, a su vez, se siguen utilizando en países extracomunitarios y se ofrecen en los lineales de los supermercados.

Este hecho genera situaciones de competencia desleal y afecta a la capacidad productiva de los productores estatales. “No podemos soplar y sorber al mismo tiempo” apuntan desde Unión de Uniones, “Si la Comisión pretende aumentar los estándares ambientales, de calidad y seguridad alimentaria a nivel europeo, debe exigir, como mínimo, lo mismo a los productos que vienen de fuera”.

Por otro lado, la organización se congratula con la intención por parte de las instituciones europeas de impulsar sistemas productivos como la agricultura ecológica en el marco de esta estrategia, siempre y cuando sean apoyados de manera adecuada y se destinen recursos suficientes.

Asimismo reclama que tanto el Pacto Verde Europeo como la Estrategia “De la granja a la mesa” sean financiados con fondos propios y recursos adicionales más allá de la PAC y que esto se vea reflejado en la nueva propuesta del Marco Financiero Plurianual, todavía en debate en las instituciones europeas.

Igualmente, la Ley española de Cambio Climático va exactamente en la misma línea que el Pacto Verde Europeo fijando unos compromisos para el campo que difícilmente se pueden cumplir sin poner en peligro la viabilidad de las explotaciones y los cultivos.

“El papel todo lo aguanta, pero el campo no. No podemos ser la Cenicienta también esto. Objetivos muy difíciles de cumplir y mucho más exigentes y limitantes que los de cualquier otro sector” – añaden.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola