Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La crisis energética beneficiará al pepino tardío

Todos los eslabones coinciden en augurar una buena campaña, con más superficie, animada por los precios de este ejercicio y las estrecheces que sufre Holanda.
Pepino de Almería_ invernaderos solares

El pepino se ha convertido es una referencia a tener en cuenta. En esta pasada campaña ha sido uno de los productos más favorecidos. Según el Balance de la Campaña Hortofrutícola 2021/22 de Coexphal, en la provincia almeriense ha sido uno de los productos que se ha saldado con cifras positivas: +38% en precios respecto a 2020/21 (según Asaja-Almería, la media se ha situado en 0,61 €/kg), con una variación idéntica de los ingresos totales (+38%), a pesar de un aumento de costes del 25%. La producción total se ha mantenido estable a pesar de haber tenido un comportamiento desigual dependiendo del ciclo de plantación.

Con ese buen sabor de boca que han dejado los resultados de la campaña de invierno y primavera con pepino holandés, desde Semilleros Saliplant se prevé un aumento de superficie de este cultivo. Ángel Romera, director Comercial de Saliplant, explica a Fruit Today que “cada año el agricultor intenta retrasarse en los trasplantes. Aunque están limitados por la climatología, en algún caso esto se salva con la utilización de mantas térmicas y calefacción. Estas técnicas suponen unos sobrecostes difíciles de soportar si los precios de venta de la fruta no acompañan”, pero esta vez los precios sí han ido de la mano.

Oscar Herrerías, Sales Manager de Pepino de Enza Zaden, coincide en las previsiones de incremento de superficie, asegurando que el aumento se dará “sobre todo en pepino tardío, que es lo más seguro y cuando Almería y Granada están solas”. Este horizonte halagüeño viene determinado, en parte, por los problemas que está teniendo uno de los principales competidores de España, junto con Marruecos: “Holanda está reduciendo el ciclo y su producción para reducir los costes de calefacción y luz artificial”, que se han multiplicado por 4 e incluso por 5. “Si en años atrás vimos cómo habían empezado a producir en enero alargando la campaña hasta noviembre, ahora comienzan en febrero o marzo y echan la persiana en octubre”.

La crisis energética beneficiará al pepino tardío, que “va a valer en 2023 y 2024”. Según Herrerías, “es muy buen momento en pepino, es muy goloso, y los productores van a volver a tener ese marco de oportunidad” de hace años.

Ante este escenario, el sector asiste a la proliferación de la oferta de pepino por parte de las distintas casas de semillas, que están invirtiendo en el desarrollo de distintas tipologías y mejorando aspectos clave como la poscosecha, un factor importante por la tendencia plastic-free y que será aún más determinante debido a la Ley de Envases y Residuos.

Poscosecha, factor clave

Empresas productoras como Cooperativa La Palma, que mantiene sus volúmenes de pepino con 100 hectáreas de holandés y 30 ha de mini, confirman que la poscosecha es una de las características que más cuentan a la hora de apostar por unas variedades u otras. “Nosotros trabajamos desde 2011 con pepino sin doble piel, principalmente para clientes de Alemania. Además de apostar por materiales con una buena vida útil, han establecido un sistema de trabajo “para garantizar la máxima rapidez en la recolección, clasificación y fase de frío que optimice la poscosecha, fruto de un conocimiento adquirido de años”, detalla el presidente de la cooperativa, Pedro Ruiz.

El pepino desnudo predomina en el mercado alemán, el mayor consumidor europeo, que opta en un 90% por esta modalidad. “A Holanda, con una producción considerable, le interesa que el pepino vaya desnudo. Tardan pocas horas en llegar a cualquier mercado y ahorran en plástico”, recuerda el Sales Manager de Pepino de Enza Zaden. Por su parte, Reino Unido sí opta en mayor medida por el retractilado aludiendo a la seguridad alimentaria.

Mini, ¿faltará superficie?

Aunque en líneas generales el consumo de pepino mini sigue subiendo y goza de una mayor demanda, el agricultor de pepino prefiere la tipología de pepino holandés por el aumento de precios (tiene más rendimiento). Por ello, Óscar Herrerías cree que “es posible que este año falte superficie porque la gente se lance más al holandés en tardío”. El pepino francés y español son muy estables, y no deberían sufrir variaciones.

El director Comercial de Saliplant recuerda que, años atrás, los agricultores ‘pepineros’ de la zona se vieron obligados a cambiar a cultivos alternativos al pepino holandés, ya que estaban llegando a una situación difícil de mantener tras soportar varias campañas consecutivas de malos resultados. Una de las opciones fue el “mini, ha permitido al agricultor mejorar su situación, aunque con mucho sacrificio, por las peculiaridades del cultivo (recolecciones diarias) que requieren un plus en mano de obra”.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola