Luces y sombras en un año especialmente duro por la sequía

sequía y desertización

Luces y sombras para el sector primario a cierre de año, en el que brilló especialmente la ganadería integrada y el comercio exterior, con buenos precios además para productos emblemáticos como el aceite de oliva o el vino, y con algunos avances para el diseño de la futura Política Agraria Común (PAC), sobre el que se ciernen incertidumbres presupuestarias por el “agujero” del Brexit.

El presidente de Cooperativas Agro-alimentariasÁngel Villafranca, recuerda que 2017 ha sido muy complicado para casi todos los sectores por las adversidades climáticas -heladas, granizadas y sequía-, lo que “nos hace mirar al cambio climático”.

“Qué hacemos con el agua es otra de las asignaturas pendientes del campo”, segúnVillafranca, que aboga por mejorar regadíos y redistribuir el agua, con una adecuada gestión hídrica nacional.

Para 2018, defiende que la futura PAC post 2020 garantice presupuestos suficientes -pese a la amenaza de recortes tras el Brexit– y que los acuerdos comerciales que negocia la Unión Europea no utilicen la agricultura “como moneda de cambio”, además de abogar por avanzar en cuestiones como el relevo generacional o la integración de las cooperativas agrarias.

Asaja urge un pacto por el agua

El presidente de AsajaPedro Barato, ha subrayado también la situación de sequía -que ha impactado con especial dureza en Castilla y León y cuencas del Júcar y Segura– y, por tanto, los “muchos problemas” para los cultivos de cereales y la disminución de las cosechas de vino y aceite de oliva, además de la “inclemencias” meteorológicas que han afectado al sector hortofrutícola.

La ganadería, aunque agobiada por la sequía, se ha beneficiado de la apertura de mercados exteriores -como el turco, el japonés o el chino-, lo que ha contribuido a que los precios se estabilicen.

Para 2018, Barato urge un pacto de Estado del agua que impulse las infraestructuras -“si queremos mantener la agricultura productiva”- y potenciar los seguros agrarios porque algunas comunidades autónomas “no ponen nada” para ayudar a la contratación.

COAG: La subida de la renta agraria no es real

El secretario general de COAGMiguel Blanco, califica como “preocupante” la situación de acuíferos y embalses por la escasez de lluvias, y ha recordado que si continúa la situación las consecuencias se vivirán también con dureza en el campo en 2018.

Sobre la renta agraria de 2017 -que crece el 4,93 %, hasta 28.462 millones de euros, según los datos oficiales-, Blanco considera que estos beneficios no han llegado a los agricultores y asegura que, de hecho entre 2013 y 2017, “la renta agraria ha descendido el 11,5 %”.

Blanco cree que 2018 será “crucial” por la aplicación del “reglamento omnibus” desde enero y por la presentación en el primer semestre de las propuestas de reglamentos de la PAC post 2020; además de por el previsible cierre del acuerdo de la UE con Mercosur, que podría afectar a sectores como azúcar o vacuno.

Ramos (UPA): “Un año malo, en todos lo sentidos”

Para el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, “termina un año horroroso; malo en todos los sentidos”, con problemas de heladas, sequía e incendios que dejaron grandes daños económicos entre los agricultores y ganaderos, además de bajos precios en origen y el encarecimiento de costes de producción.

La sequía no sólo ha dejado fuertes pérdidas a los agricultores y ganaderos este año, sino que repercutirá en 2018 porque no se han podido hacer muchas siembras, ni trabajar las tierras, y la situación de casi todas las cuencas hidrográficas “es preocupante”.

UPA, que estudiará movilizaciones para 2018, ha denunciado “la inacción del Gobierno, que parece que está en funciones todavía”, y de las comunidades autónomas, porque las Administraciones no adoptan medidas, pese a que en los años 93, 94 y 95, cuando una fuerte sequía afectó al sur del país, hubo ayudas directas para el campo.

Renta agraria 2017

La renta agraria batió por segundo año consecutivo el récord histórico, al situarse en los 28.462 millones de euros, con un aumento del 4,93% con respecto al año anterior, según ha difundido el Mapama. La positiva evolución “viene de la mano de un nuevo récord histórico de la producción de la rama agraria, 49.192 millones de euros, sostenido por el buen comportamiento de la producción animal, que ha equilibrado el ligero descenso de la producción vegetal, asociado a la sequía”. Asimismo, los consumos intermedios “se han reducido ligeramente”.

Por contra, la renta agraria por Unidad de Trabajo Anual (UTA) ha disminuido en un 2,49%, hasta alcanzar los 31.157 euros, debido al incremento del 7,6% de volumen de trabajo en la agricultura en UTA, que supera al incremento de la propia Renta Agraria.

Fuente: Efeagro.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola