Arrigoni: 4 grados más de protección contra el frío

El escudo y las demás soluciones, que aumentan la temperatura y reducen la oscilación térmica entre el día y la noche, se presentarán junto con los nuevos ensayos en Fruit Logistica, en el stand B30 del pabellón 6.1.

Dado el cambio climático que se viene produciendo en los últimos años, se vuelve cada vez más concreto el problema de las heladas tardías en las huertas frutales y las viñas, que, a principios de la primavera, pueden echar a perder una campaña agrícola entera. Para evitar este tipo de situaciones, existen diferentes soluciones que varían según la zona geográfica en la que nos encontramos: Arrigoni las presentará junto con las demás propuestas del Grupo en el stand B30 del pabellón 6.1 de Fruit Logistica, la feria internacional del sector de frutas y hortalizas que tendrá lugar próximamente en Berlín del 8 al 10 de febrero.

Durante el año 2021, las indemnizaciones del Estado italiano en concepto de daños causados por las heladas ascendieron a 52,3 millones de euros. Si a esto añadimos las del año 2020, alcanzan los 65 millones de euros (fuente: Conferenza Stato-Regioni [Conferencia Estado-Regiones]). Se trata, por tanto, de una verdadera emergencia cada vez más frecuente a causa del cambio climático en curso.

«En términos generales —comenta el consejero delegado Paolo Arrigoni—, los productos agrotextiles brindan una protección física contra diferentes amenazas (aves, granizo, insectos, exceso de radiación UV, lluvia, etc.) e influyen en el ambiente de cultivo (humedad, sombra, temperatura), lo que incluye la protección contra las heladas. Más concretamente, la malla actúa como una manta: mantiene el hielo en su superficie y atrapa el calor acumulado por el suelo durante el día y desprendido por la noche, mientras que de día reduce el calentamiento de los cultivos. De esta forma, la malla garantiza cierto equilibrio en las temperaturas, evitando las oscilaciones térmicas entre el día y la noche y aumentando la temperatura nocturna».

En concreto, en primer lugar Arrigoni propone Protecta®, una solución textil que ofrece un efecto térmico, la renovación del aire y una gran resistencia, con la ventaja añadida de que resulta especialmente eficaz en zonas ventosas. En un ensayo en el campo realizado por la empresa en Gran Bretaña en febrero de 2022 se midieron resultados objetivos: comparada con el campo abierto, la temperatura en el interior de los escudos Protecta® siempre se mantuvo por lo menos 2 grados por encima de la temperatura exterior durante las horas nocturnas, un valor que subía a 4 grados durante el día. Además, la malla presenta una trama muy densa que ofrece una excelente protección contra la lluvia y la escarcha, a la vez que garantiza una circulación de aire calibrada e idónea para el desarrollo de los cultivos. La humedad del aire, según los datos de las pruebas, tampoco varía significativamente en comparación con el campo abierto, permaneciendo un 2 % más alta debido a la mayor temperatura interior.

Robuxta®, un escudo termorreflectante LDF, se presenta como alternativa para mantener un ambiente propicio para el desarrollo vegetativo de las plantas en toda la zona de clima templado. Durante los meses de invierno, esta protección aumenta la resistencia de los cultivos a las temperaturas bajas y, por consiguiente, evita posibles daños causados por las heladas. El aditivo LDF para la difusión de la luz dispersa las ondas luminosas, mejora las condiciones de iluminación en la zona protegida y previene la aparición de quemaduras.

Arrigoni cuenta con otras soluciones de protección contra las heladas, tales como Iride® Multi Pro Extra, cuyos pequeños orificios mantienen el hielo en la superficie de la malla, y Fructus®, un escudo no elástico que ofrece un buen tensado incluso en largas distancias.

«Dados los cambios climáticos de los últimos años —termina Paolo Arrigoni, consejero delegado de Arrigoni S.p.A.—, recientemente ha comenzado una intensa actividad de investigación científica en el ámbito del control de las heladas mediante las mallas. Con nuestras soluciones, nos adelantamos a un problema muy actual y ya proporcionamos respuestas eficaces para las huertas frutales y las viñas, para sucesos de leves a moderados, con temperaturas que en campo abierto pueden bajar incluso a 5-7 grados bajo cero».

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola