Hacer más con menos

Pozo Sur

Pozo Sur mantiene una estrategia de optimización de recursos y aboga por el cambio de la normativa para evitar el desperdicio alimentario.

El Covid-19 ha marcado el inicio de las ventas de sandía de importación con el freno de la demanda debido al cierre de mercadillos y canal Horeca, por un lado, y por el rechazo de muchos distribuidores a incorporar este producto a sus surtidos de manera anticipada en la actual coyuntura.

Ante este escenario, empresas como Pozo Sur han manifestado cierta “incertidumbre” sobre el inicio de la campaña nacional, pero confían en que una vez levantado el estado de alerta todo vuelva a su cauce normal. Juan López, gerente de Pozo Sur, habló con Fruit Today en marzo y confirmó que la empresa mantenía su ritmo de trabajo para sacar adelante la cosecha planificada. En su caso, este año esperan mantener los volúmenes del año pasado, alcanzando los 75 millones de kilos de comercialización total (62 de producción propia).

“El mercado de la sandía está maduro, no podemos presionar con más producto del que se consume porque entonces ponemos en riesgo la rentabilidad del agricultor. Nosotros estamos intentando no sobrepasar el volumen del año pasado. Nuestra estrategia es reducir incluso la superficie plantada, pero manteniendo el mismo volumen de producción gracias a la mejora en nuestras técnicas de producción, optimizando los cultivos al máximo”, explica López.

Entre las medidas que han tomado para rentabilizar la cosecha está la eficiencia hídrica. En 5 años han pasado de consumir 67 litros a 40 litros para producir un kilo de sandía. Además, están aplicando técnicas de regeneración y recuperación de suelos, aplicando el sistema de producción integrada y estudiando nuevas medidas para seguir fomentando la sostenibilidad.

Stop al desperdicio

La normativa de calidad fue en su día un revulsivo para el sector, pero ahora representa un problema. “No se puede tirar una sandía porque tenga una raya en la piel. Es necesario cambiar la normativa para evitar el desperdicio y ser consecuentes. En el campo estamos ahorrando agua, pero si en la fase de comercialización se tira una sandía de 6 kg por un pequeño defecto superficial, no solo desechas la fruta, sino 240 litros de agua”. En el caso de la sandía bío, el desperdicio hídrico equivale a 420 l por cada pieza de 6 kg.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola