¿Hemos conseguido ya la concentración deseada?

Artículo de opinión de Roberto García Torrente, Director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar

Hace una década eran numerosas las entidades que, con frecuencia e intensidad, trasladaban el mensaje de la necesidad de incrementar el nivel de concentración de la oferta hortofrutícola en particular, y agroalimentaria, en general.

Sin embargo, este asunto ha dejado de tener tanto protagonismo y surge con mucha menos frecuencia en las columnas de opinión y en los debates. ¿Por qué este cambio tan brusco?, ¿hemos conseguido ya la concentración deseada? o ¿ya no consideramos que esta variable sea importante para mejorar la competitividad y rentabilidad del sector?

Empecemos respondiendo la última pregunta, por considerar que es la más fácil de las tres. Por supuesto que seguimos opinando que en el contexto actual se necesita tener una dimensión mínima superior. Siendo conscientes que el tamaño no es un fin en sí mismo sino un medio para poder conseguir ciertas ventajas. Tener una relación directa con las cadenas de distribución, asegurar el suministro en calidad, variedad y calendario, acceder a líneas de investigación y diferenciación, contar con los mejores profesionales y, en definitiva, conseguir más valor por los productos comercializados y ser más eficientes en la reducción de costes es más fácil de conseguir en empresas de mayor tamaño.

A la cuestión de si hemos alcanzado la concentración deseada, me atrevería a decir que no, pero que vamos en la dirección adecuada.

A nivel nacional la evolución de las principales empresas hortofrutícolas está siendo muy rápida y hay un grupo de ellas que están experimentando crecimientos muy intensos, tanto por la incorporación de otros grupos como por crecimiento orgánico. Este proceso ha llevado a que las diez primeras empresas del sector hayan pasado de facturar 2.187 millones en 2007 a los 3.667 millones de € en 2016. Es decir, un crecimiento del 68% en diez años.

En el caso de Almería la evolución ha sido muy similar, pasando de facturar las diez compañías más grandes 1.083 millones de euros en 2007 a 1.842 millones  en 2016.

Con toda seguridad este proceso seguirá produciéndose en los próximos años, aunque no hablemos tanto de ello.

 

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola