La nueva lingüística que nos beneficia

En el transcurso de pocos días, he conocido nuevos ‘palabros’. Eso sí, en inglés, porque parece que si se dicen en el idioma de Shakespeare el significado es más profundo, aunque en realidad sea lo mismo de siempre. He aquí algunos de ellos: Plant-based, Pegano, Veg amnesty y Veg poverty.

Todos ellos tienen algo en común, benefician a nuestro sector porque conceden a las frutas y hortalizas el privilegio de estar en primera línea y ser base de la alimentación.

Si ya andaba perdida entre los veganos y los vegetarianos, por no hablar de los lacteovegetarianos, los ovolacteosvegetarianos o los flexiterianos, ahora me entero de que existen los que practican el Plant-based y los peganos. Y, para más lío, todas están tendencias, dependiendo del país, anglosajón o latino, aceptan diferentes versiones.

El término más de moda hoy es el ‘Plant-based’. Ya existe un negocio que mueve mucho dinero aplicado a este método de alimentación. En 2019, en el retail de Estados Unidos creció ocho veces más que el resto de alimentación. Incluso, en términos de comunicación, en el podcasting (en inglés, de momento) vive su auge auspiciado por influencers y estrellas que lo practican. Pero, ¿a qué se refiere? De forma breve, diré que es una dieta cuyo principal sustento está basado en frutas, verduras, legumbres y hortalizas, granos, semillas, frutos secos, de temporada y sin procesar y que ocasionalmente puede hacer uso de la carne o pescado. Todo ello en nombre de la salud y el bienestar. En fin, más o menos, es como ser flexiteriano pero sin el beneplácito de los procesados. O, al menos, eso creo yo, porque si buscáis en San Google, con 1.830.000.000 de entradas, la cosa se complica.

También me he encontrado la palabra ‘Veg amnesty’, que todavía estoy por descubrir, cuya traducción literal, porque no encuentro otra, podría ser ‘Perdón vegetal’. Este ‘indulto vegetal’ es una campaña lanzada por una firma del Reino Unido (que se dedica a la plant based food congelada) para luchar contra la ‘Pobreza Vegetal’ de familias que no se pueden permitir la compra de frutas y hortalizas. A este plan no le falta imaginación porque consiste en sacar de las neveras aquellos vegetales congelados y olvidados durante la acumulación de la pandemia para repartirlos entre las familias que más los necesitan.

El otro término es pegano, referido a una nutrición paleolítica (frutas y verduras, principalmente, con carne de res magra, sin casi leche, sin legumbres) más todo lo que permite el veganismo.

Todo esto para que al final de la corrida, lo más saludable y sostenible sea la comida del mundo rural mediterráneo, la de mi abuela, con muchas frutas y verduras y poca carne. Me da igual el término que acuñen.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola