Ateneo suma más de 1 millón de toneladas exportadas

La firma multinacional Fitó ha posicionado el tomate en rama Ateneo como uno de los más influyentes en los mercados de exportación
Alejandro Sánchez

Este era uno de los principales objetivos de Semillas Fitó: mantener la variedad Ateneo en el podio, después de nueve años ocupando el primer puesto, tal y como explican fuentes de la compañía. Así, los resultados de la última campaña han sido positivos, pues se ha sobrepasado el millón de toneladas exportadas.

Una de las principales características de Ateneo es su gran consistencia y su buen comportamiento postcosecha. Según el especialista Alejandro Sánchez, a ello se le suma su “facilidad para producirlo en cualquier ámbito y los pocos problemas que da a nivel comercial”, además del “máximo aprovechamiento que tiene la variedad”. Las fechas de trasplante de este tomate en invernadero en la zona de Almería es desde finales de julio hasta finales de agosto.

Mientras tanto, la compañía ha ido incorporando novedades como Albarado, un tomate del segmento de los asurcados. Esta variedad fue introducida durante la época más restrictiva de la pandemia y, a pesar de ello, Sánchez asegura que está “funcionando muy bien a nivel comercial y los compradores la evalúan muy positivamente”.

Albarado es un tomate de gran facilidad agronómica no solo en el cultivo, sino también para conseguir grandes producciones con altísima calidad de fruta y que mantiene muy buen comportamiento a nivel comercial durante toda la cadena de valor. Además, cuenta con un sabor equilibrado entre el dulzor y la acidez, así como una gran tolerancia a altas salinidades.

Otra variedad, cada vez más conocida por los productores, pero que no ha podido ser ‘presentada en Almería en sociedad’ por la covid, es Carbonero, un liso cuello verde tradicional, que funciona muy bien a nivel comercial y tiene una gran facilidad de cultivo para este segmento tan artesano.

Berenjena y pepino ecológicos

Fitó siempre ha hecho hincapié en la sostenibilidad y el cultivo ecológico, “producir de manera sostenible ha sido históricamente un caballo de batalla de la empresa, incluso cuando la palabra sostenibilidad no era tan común, para nosotros ya era un valor importante que se daba desde el primer momento de la cadena de producción de la semilla”.

En productos como la berenjena y el pepino, Fitó sigue incorporando materiales para el cultivo ecológico, de acuerdo con la demanda generalizada en la zona de Almería por tener semillas certificadas. Según Sánchez la variedad semilarga de berenjena Vanessa “está posicionándose en el mercado con una acogida muy potente”.

 

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola