Cuenta atrás para la cita clave de Crispr en Europa

crispr tecnologia

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea tiene previsto dictar el 25 de julio -según el calendario judicial de vistas previstas para ese día- una sentencia sobre las técnicas de edición de genoma, entre las que se encuentra el Crispr, y sobre la que ya se pronunció, en enero pasado, el abogado general del tribunal europeo, Michal Bobek.

El miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), Richard Borreani, ha confiado en que la justicia europea ratifique la opinión, no vinculante, del abogado general, de que los organismos obtenidos mediante mutagénesis (edición del genoma) están exentos de las obligaciones establecidas en la actual Directiva sobre los OGM, conocidos como transgénicos.

¿La edición del genoma es lo mismo que la transgénesis?

La opinión de Bobek se refiere a la interpretación y alcance de la Directiva de los organismos modificados genéticamente (OGM) (2001/18/CE) respecto a las nuevas técnicas de edición del genoma. En concreto, la opinión pretende abordar el fundamento y los efectos de la exención de la mutagénesis, según Asebio.

Borreani ha explicado a Efeagro que las empresas del sector de la biotecnología, pendientes de lo que pueda fallar el Tribunal de la UE, esperan que la sentencia, tal y como recogen las conclusiones de Bobek, consideren las técnicas de edición del genoma como una tecnología diferente de la de transgénesis.

La actual normativa comunitaria de los transgénicos es muy restrictiva y, de aplicarse también a las técnicas de edición del genoma -que es una tecnología diferente a la transgénesis, ha asegurado- supondría poner, de nuevo, un “freno” a una “tecnología que puede aportar muchos beneficios a la sociedad”.

El Crispr, una de las tecnologías de edición del genóma

Los beneficios, a juicio de Borreani, no se limitan al ámbito de agricultura y ganadería, sino que también alcanzan el campo de las biomedicinas o del estudio de las enfermedades, entre otras, ha remarcado Borreani.

Dentro de las técnicas de edición del genoma, la más conocida es la Crispr, descubierta en los años 90 por el microbiólogo alicantino Francisco Juan Martínez Mojica, que permite cortar el ADN de un mismo organismo, en un sitio específico y después editarlo; es decir, que no contiene ADN foráneo, solo el suyo.

En las conclusiones de Bobek se apuntaba que “las técnicas de mutagénesis están exentas de las obligaciones establecidas en la Directiva OMG siempre que no entrañen la utilización de moléculas de ácido nucleico recombinante”, ya que esto supone una manipulación artificial “in vitro” de las moléculas.

Demanda planteada por Conféderétion paysenne

Asebio, que en su día valoró las conclusiones del abogado general Bobek, ha explicado que esta opinión no vinculante va “en camino de aportar claridad legal respecto a la consideración de los métodos de edición del genoma en relación con la normativa europea sobre OGM».

Esta opinión respondía a una cuestión prejudicial planteada por el Consejo de Estado francés al Tribunal de Justicia de la UE ante una demanda de la organización agrícola francesa Confédération paysanne, junto a otras 8 asociaicones, contra el Gobierno francés después de que este país traspusiera la directiva OGM.

En la demanda se argumentaba que las técnicas de mutagénesis han evolucionado desde 2001 y que las mismas podrían implicar riesgos para la salud humana y animal y medioambiental.

Bobek añadía que, en su opinión, “no hay evidencia científicamente verificada de riesgos concretos para la salud humana o el medioambiente de las nuevas técnicas de mutagénesis”.

Fuente: Efeagro

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola