¿Es recomendable la fresa si tienes diabetes?

fresa-buena-diabetes

La fresa es una de las frutas más exuberantes gracias a sus potentes tonalidades rojizas. Además, suele estar considerada por el gran público como un alimento saludable repleto de nutrientes de interés.

Por otro lado, también existen dudas sobre qué papel cumple la fresa en aquellas personas diabéticas. ¿Cómo afecta la fresa a la concentración de azúcar en sangre? ¿Es un alimento con un bajo índice glucémico como otras frutas?. Lo analizamos a continuación.

Cómo funciona la diabetes

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por un incorrecto funcionamiento del metabolismo de los azúcares, no siendo sintetizada suficiente insulina por parte del páncreas.

La insulina es una hormona secretada por las células beta del páncreas, y se encarga del transporte de la glucosa desde la sangre a nuestras células para ser utilizada como energía.

Por lo tanto, cuando no hay suficiente insulina no existe un transporte eficiente de glucosa y el nivel de azúcar en sangre se eleva. Esta condición puede llegar a significar graves perjuicios para la salud.

Este es el motivo por el cual las personas diabéticas deben vigilar frecuentemente su nivel de glucosa en sangre —conocido como glucemia—. Además, resulta clave controlar de forma más precisa los alimentos que se comen para no provocar subidas y descensos bruscos de glucosa que pueden llegar a ser muy peligrosos.

El índice glucémico de los alimentos

El índice glucémico se define como la rapidez con la que se absorben los azúcares contenidos en los alimentos por parte del organismo. De esta forma, aquellos alimentos que poseen hidratos de carbono complejos como cereales integrales o legumbres tienen generalmente un menor índice glucémico y se absorben de forma más lenta.

Por otro lado, aquellos alimentos caracterizados por una absorción rápida de glucosa o índice glucémico elevado suelen ser productos de mala calidad nutricional y llenos de azúcares añadidos: bollería, cereales de desayuno, chocolates y golosinas, por ejemplo.

¿La fruta cómo se comporta?

Curiosamente, el índice glucémico de las frutas es bastante variable según el tipo de fruta al que nos refiramos. De esta forma, resulta clave comprender previamente cómo afecta cada fruta al metabolismo de los azúcares en nuestro organismo.

Generalmente, la fibra dietética se encuentra presente de forma abundante en todas las frutas y vegetales. Y, por suerte, este componente funciona amortiguando los picos de glucosa en sangre.

Por ello, la fruta casi siempre va a tener cabida en la dieta de una persona diabética. Pero existen algunas excepciones a tener en cuenta. Algunas frutas como el dátil o la sandía poseen un índice glucémico muy elevado, por lo que aumentan la glucemia demasiado rápido. De esta forma, el consumo de este tipo de frutas debe vigilarse en aquellas personas que sean diabéticas.

Y, ¿qué sucede con las fresas? ¿Son aptas en una dieta diabética? Pues sí, ya que las fresas tienen un índice glucémico de 25, siendo perfectamente válidas y recomendables en este tipo de alimentación. El índice glucémico tiene una escala numérica desde 1 hasta 100, siendo considerado como índice glucémico “bajo” hasta 55, “moderado” desde 55 hasta menos de 70 y “elevado” a partir de 70.

ARTICULOS RELACIONADOS: ¿La fresa tiene vitamina C?

 

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola