Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La implementación de tecnología permite mejorar la rentabilidad del agro

La transformación digital de las fábricas permite reducir las desviaciones de merma y mano de obra, que representan significativas pérdidas económicas para las empresas del sector

En un contexto donde la rentabilidad del sector agroalimentario enfrenta márgenes cada vez más ajustados, la tecnología y la industria 4.0 se perfilan como herramientas esenciales para garantizar la sostenibilidad y el crecimiento.

Sobre este tema se debatió en la VI Jornada sobre la Tecnología al Servicio del Sector Agroalimentario de la UPV, que tuvo lugar el pasado 27 de junio. En este encuentro, Diego Sáez de Eguílaz, socio director de MESbook, señaló que la transformación digital de las fábricas y la agricultura de precisión “se han revelado como indispensables para optimizar procesos y maximizar beneficios”.

La implementación de tecnología avanzada en los procesos industriales permite una gestión precisa de los recursos. Mediante sistemas de monitoreo y control, es posible conocer con exactitud cuánto dinero se genera y cuánto se pierde diariamente. Esta capacidad de medición permite identificar y reducir las desviaciones de merma y mano de obra, que representan significativas pérdidas económicas para las empresas del sector.

Una de las innovaciones más destacadas es la aplicación de visión artificial combinada con inteligencia artificial (IA). Esta tecnología interpreta lo que observa y optimiza el rendimiento de las operaciones. La mejora de la trazabilidad y la eliminación de costes indirectos son algunos de los beneficios directos. Además, contribuye a mantener los altos estándares de calidad exigidos por la industria agroalimentaria.

NOTICIA RELACIONADA: La tecnología, factor clave para la internacionalización del sector alimentario

La conversión de datos en información útil y conocimiento estratégico es otro de los grandes aportes de la tecnología. Estos datos, puestos al servicio de la dirección, facilitan la toma de decisiones informadas y la implementación de estrategias más eficientes. “En un sector que históricamente no medía sus procesos, la digitalización se presenta como una oportunidad para reducir costes y aumentar la competitividad”, explicó Sáez de Eguílaz.

La situación del sector agroalimentario

Para el socio director de MESbook, la coyuntura que atraviesa el sector agroalimentario “puede afrontarse como una oportunidad para modernizar la infraestructura interna”. “La integración de sistemas es fundamental, ya que cualquier elemento no integrado genera costes indirectos adicionales. Aprovechar herramientas económicas, como el próximo Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE Agro), será clave para impulsar esta modernización”, comentó.

Pero desde MESbook explican que para que estos proyectos de transformación digital sean exitosos es necesario un cambio cultural dentro de las organizaciones. “La tecnología es una herramienta poderosa, pero detrás de ella están las personas, cuya adaptación y aceptación son esenciales para el éxito de cualquier iniciativa de digitalización”.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola