“Lo que vendemos es servicio”

Absolutamente enfocados en el sector de la gran distribución, Miquel Roig, gerente de Fructícola Empordà, insiste en que desde la empresa que dirige, lo que les diferencia es el servicio.
Miquel Roig fructicola emporda

“Hemos interiorizado que no vendemos manzanas, vendemos un buen servicio, en el momento que toque o sea necesario,” explica el ejecutivo. Este paradigma es tal que Miquel comenta, jocosamente, que “había una gestora de compras, que sus primeras palabras al teléfono eran: ¿el teléfono de la esperanza? Cuando yo oía aquellas palabras ya sabía que me tocaba hablar con mi equipo para cambiar de planes.”

“Se entiende que vendemos manzanas y que éstas son de alta calidad, una calidad que viene dada por la zona en la que nos encontramos, con plantaciones muy cercanas al mar”, explica Roig. “Este hecho diferenciador aporta fiabilidad de servicio hacia nuestros clientes ya que es muy difícil que una fuerte inclemencia meteorológica incida de forma desastrosa en nuestras cosechas.”

Proyectos a corto plazo

Entre los proyectos más inmediatos de la cooperativa de Sant Pere Pescador para este invierno destacan las nuevas plantaciones de la variedad Hot 84, con la que se pretende llegar a las 30 hectáreas en 3 años. Por supuesto, en materia de exclusividad, la compañía catalana continuará con su variedad Tessa y respecto al ecológico, aunque con un porcentaje pequeño de la comercialización, pero muy buena aceptación, las plantaciones, al menos de momento, estarán en ‘standby’.

En la central de confección se han realizado inversiones fotovoltaicas. Sin embargo, no son la solución definitiva para el sector de la manzana debido a la naturaleza del propio negocio, (este tipo de energía cuando mejor funciona es mayo, junio, julio y agosto) ya que coincide con los meses en los que las cámaras frigoríficas están más vacías. “No obstante es una apuesta energética que no solo está encaminada al ahorro, sino también hacia la sostenibilidad integral de nuestro negocio”.

La preocupación por el agua

En materia de sostenibilidad medioambiental, durante años y por parte de las tres cooperativas catalanas bajo las que se ampara la figura de calidad ‘IGP Poma de Girona’ se trabaja bajo el plan ‘GiroReg’, que cada temporada toma mayor significación debido a la sequía que acecha en todas las comarcas catalanas. Este sistema de riego utiliza tecnologías muy sofisticadas y modernas, que permiten ahorrar hasta un 25% de agua comparado con el sistema convencional del gota a gota. “Cataluña vive una situación al límite con el agua, no solo para la agricultura sino también para el uso humano, y en nuestra zona, además, la población se duplica o triplica en verano.” A todo ello hay que añadir que “nuestra amenaza radica en que el agua que usamos no viene de pantanos sino de pozos. Y, por si fuera poco, las plantaciones están muy cerca del mar, con lo que la posibilidad de salinización del agua es una situación que no podemos descartar.”

Respecto a la nueva legislación sobre el plástico y la venta que debe hacerse a granel por debajo del 1,5 kg., Roig explica que la empresa utiliza plástico reciclado y en este aspecto “no supone una preocupación”, sin embargo, cree que “las variedades club, como es el caso de la Tessa, deben mantener un distintivo en su presentación que, en su caso, se hace en un envase de cartón con cuatro manzanas, menos de 1,5 kilos que es lo que establecerá la nueva legislación. “Es un problema al que ya se han enfrentado los supermercados porque si se presentan en cajas a granel, algunos consumidores arrancan el distintivo antes de pasar por caja.”

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola