Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Macfrut 2022, el área Smart Agriculture con drones, robots y sensores

Del 4 al 6 de mayo de 2022, en la Feria de Rímini, se dedicará toda un área dinámica a las tecnologías más avanzadas para la agricultura
exhibición dron smart agriculture

Según las cifras de la FAO, en 2050 la agricultura tendrá que producir casi un 50% más de alimentos, piensos y biocombustibles que en 2012. Esto se debe a que, según las últimasproyecciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la población de la Tierra podría alcanzar9 730 millones en menos de 30 años. La agricultura 4.0, en este contexto, representa una de las herramientas más eficaces de las que se dispone actualmente para tratar de satisfacer esta necesidad. La Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo también ha señalado que la demanda de alimentos sanos y de nutrición óptima es uno de los mayores desafíos futuros en todo el mundo.

Alvaro Crociani, director de Ri.Nova, expone: «Hoy en día, todo el sector agrícola se enfrenta a retos nuevos y especialmente complejos. El proyecto Smart Agriculture, en este sentido, se integra perfectamente con las áreas especializadas que ya hemos aprendido a conocer dentro de Macfrut 2022. De hecho, también la Unión Europea, a través de la estrategia «Del campo a la mesa», reconoce un papel importante a las nuevas tecnologías como medio para lograr el objetivo de una agricultura más sostenible. Intervenciones más precisas y oportunas, la integración de la cadena de suministro y nuevas operaciones que la robotización hace posibles representan las principales herramientas que los agricultores tendrán que utilizar para afrontar los retos diarios del cambio climático. Por lo tanto, Macfrut es una gran oportunidad para experimentar estas nuevas soluciones.

Sensores. En los últimos años la industria de los sensores para la agricultura ha evolucionado rápidamente. Partiendo de estaciones meteorológicas, se sumaron las sondas de suelo, las trampas automáticas, los sensores y los biosensores que detectan directamente las condiciones de cada planta. En un futuro próximo, estos instrumentos desempeñarán un papel cada vez más importante para llevar a cabo los objetivos de reducción de sustancias químicas fijados por las recientes políticas europeas.

Drones. La tecnología está convirtiendo cada vez más a los drones en los sensores móviles del futuro, capaces de llevar la sensibilidad de los instrumentos de vigilancia desde la escala de la parcela hasta la escala de la planta individual. Permiten llegar allí donde los satélites no pueden proporcionar una visión suficientemente precisa, y también facilitan la inspección humana de los cultivos a través de la realidad virtual o aumentada, especialmente en el ámbito de la defensa fitosanitaria.

Robots. El mercado está empezando a ofrecer importantes aplicaciones robóticas para la escarda, la siembra y la labranza. Además, la tecnología avanza, aunque todavía a nivel de prototipo, hacia la recolección de cultivos que la mecanización agrícola no podía automatizar, abriendo el mundo de los productos frescos a la recolección mecánica, que era la prerrogativa de los cultivos industriales hasta hace poco. El suministro de energía de los robots desempeña un papel cada vez más importante en este sector, dado el elevado coste de la energía y el combustible. Los robots agrícolas autónomos, capaces de trabajar de forma lenta pero constante a diferencia de las operaciones guiadas por humanos, representan una gran apertura hacia la electrificación del sector agrícola, con especial referencia a la energía solar.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola