Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Octava Edición de las Jornadas Tropicales de la AET

La Asociación Española de Tropicales cierra la octava edición del principal evento divulgativo del sector con récord de inscritos, de empresas colaboradoras y la intervención facultativa de más de una decena de expertos

Las Jornadas Tropicales Internacionales prometían y, ciertamente, no han defraudado. Con el agua en el punto de mira desde la inauguración y con el riego como tema capital en un momento en el que toca poner sobre la mesa todas la cartas disponibles para la viabilidad de los cultivos en este sector, como en tantos otros; los caudales regenerados y la desalación han tenido un papel fundamental en un evento que ha despertado bastante interés entre productores y emprendedores, con la mayor cifra de inscritos de los últimos años, más de 350 personas. Si bien ha habido tiempo para hablar de cuestiones relacionadas con las plagas del mango; las nuevas variedades de aguacate más eficientes como el Luna, así como técnicas de poda o digitalización del agro y cultivo de Pitaya con luz artificial; el agua ha vertebrado la mayor parte de las disertaciones. Los ejes principales del evento han girado en torno a la búsqueda de alternativas de un recurso que es vital para mantener la producción ante la merma de las precipitaciones.

Depuración

“Si queremos que la reutilización de aguas funcione y lo haga de manera correcta, la depuración tiene que ser exhaustiva y eficiente”. Se trata de una de las citas más contundentes de las que se pudieron escuchar entre el jueves y el viernes en el Palacio de Congresos de Torremolinos. El director técnico de ESAMUR Pedro Simón, la entidad de Saneamiento y Depuración de Murcia, con un enorme bagaje en este ámbito, lo tiene claro. Simón arrojó luz sobre el camino seguido por la región española que más intensamente ha trabajado en depuración en los últimos lustros y que recicla más del 90% de sus aguas residuales con notable éxito y con un aprovechamiento total para las explotaciones agrícolas, que se nutren de ellas para el riego ante la escasez pluviométrica que se vive en una de las zonas menos lluviosas de la península. No ocultó que en España continúa habiendo mucho margen para aprovechar los caudales regenerados, pero quiso dejar claro que el factor clave no solo es contar con un procesamiento técnico eficiente y exhaustivo; “si no con voluntad política, inversión en infraestructuras y diálogos con los agricultores para que este recurso llegue al campo”.

NOTICIA RELACIONADA : En mayo vuelven las Jornadas Técnicas Internacionales de la Asociación de Tropicales

Huella Hídrica 

En términos similares, pero en este caso aplicados a los procesos de desalación se expresó otro de los ponentes que más atención suscitó, el doctor en Agua y experto en desalación Domingo Zarzo, director de Innovación y Proyectos Estratégicos de Sacyr, quien insistió en la idea de que la desalación en un país con tantos kilómetros de Costa como España “es un seguro de vida” y el futuro de la agricultura, indudablemente pasa por ella. Con datos, desmitificó algunas de las cuestiones que rodean a esta tecnología; aspectos como el gasto energético, que él cifró en 3,5 kWh/m3, con una inversión creciente en energías renovables para lograr el autoabastecimiento de este tipo de instalaciones, al tiempo que dejó una idea para la reflexión. “La huella hídrica de 10 ‘clic’ para una búsqueda en Google es de un litro de agua. Debemos ser conscientes de que no solo la agricultura, que es clave en nuestra supervivencia, consume recursos”; aseguró, para concluir añadiendo que debemos reflexionar y mucho sobre el uso que hacemos de este elemento y las opciones que tenemos a nuestro alcance para ampliar horizontes.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola