Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

73º Congreso Mundial de Semillas: compromiso con la sostenibilidad

La Federación Internacional de Semillas (ISF) eligió España como sede del Congreso Mundial de Semillas 2022, que se celebró en Barcelona del 16 al 18 de mayo, y fue coorganizado con las asociaciones españolas de semillas ANOVE y APROSE
ANOVE antonio-villaroel

Al evento acudieron más de 1.400 profesionales y otros 1.000 participaron de manera online.

La semilla, punto de partida de la cadena alimentaria

En relación con el eslogan del Congreso -«Sowing a Vibrant Future»-, el secretario general de ISF, Michael Keller, afirmó que “el tema del congreso adquiría  un significado nuevo, debido a las consecuencias de la guerra de Ucrania; solo a través de la paz y la cooperación –subrayó– podemos hacer que las semillas de calidad puedan contribuir a la seguridad alimentaria y nutricional, haciendo accesibles a todos los agricultores variedades suficientes, diversas, adaptadas localmente y mejoradas, respetando además, los aspectos medioambientales, sanitarios, sociales y económicos”.

Ante la inesperada crisis provocada por la invasión de Ucrania, desde ISF se quiso reafirmar “la necesidad de que las semillas puedan moverse con libertad para garantizar el libre acceso a las mismas en cualquier parte del mundo”.

Según el informe Noleppa, a lo largo de los últimos 20 años, el 67% del crecimiento anual de la productividad agraria de la UE se ha debido a las aportaciones logradas por la mejora de las semillas. Además, según precisa el informe, sin el trabajo que llevan a cabo los obtentores vegetales, los rendimientos agrícolas en la UE hubieran sido un 20% inferiores.

Alimentar a 10.000 millones de personas

En 2.050 la población mundial alcanzará 9.700 millones de personas y es necesario aumentarla producción agrícola. Según Donald Coles, presidente de ISF, «el reto de la producción es cultivar más utilizando la misma superficie de tierra, empleando menos recursos naturales y de forma más sostenible».

A este respecto, el director general de ANOVE, Antonio Villarroel, afirmó que “este desafío se logrará si todos continuamos apostando por la innovación ya que es el único modo de ser competitivos”.

Eduard Fitó, director de Semillas Fitó, empresa familiar de semillas fundada en Cataluña, destacó que “a pesar de que las semillas representan una parte pequeña en el coste final, son de capital importancia por el valor que aportan a lo largo de toda la cadena”.

“Debido al cambio climático, España es ya el mejor laboratorio de Europa para estudiar cómo afrontar las nuevas temperaturas que puedan asegurar el futuro de la agricultura y, en definitiva, el de los alimentos», aseguró Antonio Villarroel.

A nivel mundial, el tamaño del mercado de semillas es de 60.000 millones de dólares. En la Unión Europea, el sector de la mejora genética factura más de 7.000 millones de euros y emplea a 50.000 personas. Además, el mercado español alcanzó un volumen de negocio de 750 millones de euros en 2020, lo que lo convierte en el tercero de Europa y el decimotercero del mundo.

Marco Van Leeuwen, vicepresidente de ISF, que aprovechó la ocasión para pedir una regulación de la edición genética a nivel europeo, explicó que “no muchos sectores pueden presumir de invertir en investigación hasta el 30% de sus beneficios. Solo en la Unión Europea, cada año se lanzan al mercado más de 2.500 nuevas variedades; hay más de 45.000 variedades registradas en el catálogo europeo y más de 200.000 en todo el mundo”.

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola