Bibaum, el sistema de éxito

El sistema Bibaum de Mazzoni conquista las principales zonas productoras de fruta de pepita

El desarrollo de esta técnica para la producción de plantas en vivero a doble eje ha penetrado en las mayores producciones europeas debido a sus ventajosas características.

La principal de éstas se resume en el factor tiempo, ya que el árbol en rama se planta de la misma manera que se venía haciendo, pero éste ya se encuentra listo para producir. Esta rápida entrada en producción y su evolución hacia sistemas de formación bidimensionales facilita las diversas operaciones de cultivo: la poda, el aclareo o la recolección, así como la mecanización total o parcial de las mismas.

Otra de las mejoras radica en la eficiencia de los tratamientos fitosanitarios por la menor deriva, lo que permite avanzar hacia una fruticultura de mayor precisión, y por lo tanto más sostenible económica y medioambientalmente.

Este procedimiento permite un evidente ahorro de mano de obra ya que es un sistema que se adecúa de manera sencilla a la mecanización.

El sistema, que se encuentra muy expandido por toda Europa, es muy valorado por los productores catalanes de Girona y Lleida. En este sentido, Ignasi Iglesias, científico del IRTA remarca que “una de las principales ventajas radica en una copa más bidimensional de las plantas y una mejor ocupación del espacio asignado, lo que permite una iluminación más uniforme de los frutos, una reducción de las zonas sombreadas y una menor afección de aquellas variedades sensibles a los golpes de sol.”

El especialista del IRTA explica cómo el sistema supone otras ventajas añadidas como la formación de madera joven en el árbol. “Todo ello debido a una mayor interceptación de la luz, manteniendo los frutos más cercanos al eje y minimizando la estructura leñosa del árbol, que a su vez reporta un aumento del tamaño, color del fruto y calidad de la cosecha”.

Y en este mismo sentido, fuentes de una de las cooperativas catalanas señalan que “este volumen de la copa se traduce en un mayor número de hojas y frutos, lo que supone un porcentaje de fruta de primera categoría.”

Tras varias décadas de práctica, el método ha sido valido y reconocido por científicos en toda Europa y ha sido plenamente constatado que el plazo de recuperación de la inversión es menor que el sistema tradicional Spindel.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola