La cereza temprana, afectada por la lluvia

Las primeras cerezas españolas, tanto del Bajo Aragón como las del Jerte, han sido rajadas por las lluvias.
La producción del Bajo Aragón registra unas pérdidas casi del 80% en sus primeras variedades, sobre todo la Early Bigi y en menor cuantía en la variedad Burlat. En la mayoría de los casos, y debido al tamaño que ya tenía el fruto, se han rajado y no serán susceptibles de ser comercializadas.
La comarca de El Jerte, en Cáceres también ha sido afectada por el agua y sus primeras frutas han resultado dañadas. Sin embargo, para las variedades más tardías, la lluvia ha resultado beneficiosa y contribuirá a un mejor calibre. En esta situación, y dada la afectación del producto, más temprano, la campaña empieza con unos días de retraso en todas las zonas productoras.
En Extremadura, la Navalinda, primera variedad acogida dentro de la Denominación de Origen Cereza del Jerte, comenzará su cosecha a finales del mes de mayo. A partir de entonces se sucederán las diversas variedades hasta llegar a la conocida picota, una cereza de mayor tamaño y sin pedúnculo.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola