Raúl Calleja, música en las venas

Raúl Calleja dirige el certamen que más crece en IFEMA “Me gusta tocar para que la gente baile”

Haber nacido en una localidad como Aranda de Duero (Burgos) imprime carácter, llamémosle carácter gastronómico. Raúl Calleja, se confiesa un amante de la buena mesa y del lechazo de su tierra, aunque más allá del horno de leña, en nuestra cita elige lo más chic de Madrid en asiáticos. Fiel seguidor de Master Chef es un cocinillas en el día a día. Confiesa que el rabo de toro con arroz le sale como a nadie.

572A7397
Raul Calleja

Tiene 41 años y estudió Ciencias Económicas en la rama de Marketing y Dirección Comercial en Valladolid. Su barba y peinado son los de un hípster, pero él reniega de esta etiqueta. Hace una década que trabaja para IFEMA y siete años que dirige Fruit Attraction, el segundo certamen más importante en Feria de Madrid, y el que más crece.
Aunque pocos lo imaginen, en sus genes hay una buena predisposición musical. De hecho, toca tres instrumentos: la dulzaina, el pito castellano y el acordeón. Su abuelo fue músico profesional y su tío abuelo uno de los mejores clarinetistas de Europa. En su casa, con sus padres cantando, desde pequeño se le grabaron a fuego el sonido de las 7 notas musicales.
Raúl llegó a nuestro encuentro, en el viejo Madrid, cargado con sus tres instrumentos.
¿Cuándo se inició en la música?
Con 8 años ya tocaba las primeras notas con la flauta. Mi familia siempre estuvo ligada al mundo musical. Mi abuelo formaba parte de la banda de Palencia y su hermano fue uno de los clarinetistas mejores de Europa.
De pequeño, en un programa de radio de mi pueblo, pedían la colaboración de la gente para mostrar sus habilidades y mi madre me animó a presentarme porque yo apuntaba maneras. Y así empecé.
¿Qué le ha aportado la música?
La naturaleza se mueve y suena a una determinada frecuencia, aunque no seamos capaces de oírla. La música forma parte de nuestra esencia, desarrolla la creatividad, el equilibrio y el ritmo. En el plano más mundano le puedo decir que de jovencito recorrí muchos países en una época en la que los de mi edad no lo hacían. Formé parte de un grupo de folklore en Aranda de Duero, y eso me permitió recorrer toda Europa desde los 14 años.
Supongo que tendrá anécdotas que contar de esa etapa.
Por supuesto. Cuando tenía 17 años fuimos a Dinamarca a un festival de folklore de Pueblos del Mundo y nos quedamos sin dinero el primer día, así que nos pusimos a tocar en la calle. En escasamente una hora, sacamos bastante, pero apareció la policía y nos confiscó los instrumentos porque no se podía tocar en la calle. La embajada española tuvo que intervenir para deshacer el entuerto y recuperar los instrumentos ya que aquella misma noche tocábamos.
¿Qué tipo de música interpreta? ¿Se hubiera dedicado profesionalmente a ello?
Hacemos folklore castellano, música tradicional y charanga para animar las fiestas de los pueblos. Nunca me planteé una dedicación profesional, sino disfrutar al máximo. Es mi principal hobbie. Me gusta tocar para que la gente pueda bailar.
¿Qué recuerdos guarda de la infancia?
Durante dos años tuvimos que vivir en Brasil por motivos laborales de mi padre. En aquellos momentos se produjo el golpe de estado en España. Al regresar del colegio, mi casa era un mar de lágrimas porque mis padres creían que en aquellas circunstancias nunca regresaríamos a Aranda. Afortunadamente no fue así.
¿Luce usted un look un tanto hipster?
¿Ah, sí? Pues no me lo había planteado.
Esa barba y ese corte de pelo son tendencia hoy en día
Bueno lo mío de la barba es más por dejadez que por otra cosa. Además si ahora me la quito, creo que mi hijo no me reconocería. Y le gusta, juega con ella.
¿Quiénes son sus grupos o cantantes favoritos?
Yo soy mucho de Celtas Cortos, me recuerdan la etapa de mi vida en Valladolid y Guns N’ Roses siempre ha sido mi grupo estrella. El próximo día 31 voy a ver ACDC en El Calderón.
¿Realmente cocina usted todos los días? ¡Qué suerte tienen algunas!
Sí, y también compro. En casa, tenemos las tareas repartidas y yo hago lo que me gusta y mi mujer también. Lo mío es la cocina, y se me ha olvidado decirle que también hago unos guisos a olla lenta que están buenísimos.
He visto en Facebook que va al monte a coger níscalos.
Sí. Y después le puedo hacer un plato de garbanzos con níscalos y caracoles para chuparse los dedos. Pero lo mejor es recoger del campo y pasar el día con la familia y amigos.
No siga que se me hace la boca agua… ¿Se imaginaba usted que algún día dirigiría un certamen de frutas y hortalizas, como Fruit Attraction?
Pues no, pero le puedo asegurar que es un gran honor y responsabilidad tener la oportunidad de organizar la gran fiesta comercial del sector en el principal país proveedor de frescos del mundo.
¿Cuáles son sus lecturas?
Soy un fanático de Javier Sierra, creo que he leído todos sus libros y siempre estoy a la espera del último, aunque en este momento estoy leyendo uno de Michael Crane, “La secta de Lázaro”.
¿Y de deporte cómo anda?
Lo dejo para el fin de semana, y juego al pádel, al frontón y en nuestras escapadas hago bicicleta de montaña. Tenemos una mobilhome en un camping en La Cabrera, y allí disfruto de la naturaleza, de las barbacoas, acompañado de mi mujer y mis tres hijos.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola