Una campaña donde todo está por ver

Rafael Domínguez

Con la esperanza puesta en que los volúmenes de producción recuperen pronto la normalidad, Rafael Dominguez habló para Fruit Today sobre las cuestiones más importantes de un sector que alcanzó una facturación de casi 1000 millones de euros entre enero y octubre de 2018

¿Cómo se vislumbra esta temporada que, de momento, ha empezado con un retraso evidente sobre una campaña normal debido al frío? ¿En qué se puede traducir este hecho en términos de comercialización?

Las cifras de enero indican una comercialización inferior en un 60% respecto a las dos últimas campañas y esto significa una incógnita respecto a su evolución, no sólo a nivel de producción, sino también de mercados para el próximo mes de febrero. Hay un momento clave de campaña, el día de San Valentín. A partir de entonces, podremos ver si somos capaces de recuperar lo no vendido. Por otro lado, el factor clima será importante tanto en origen como destino. En febrero las temperaturas pueden repuntar en Huelva y en cambio, en destino el frío puede recrudecerse, lo que se traduciría en un grave inconveniente para la demanda. Nuestra esperanza es que exista sincronización tanto en destino como en origen y recuperar la campaña.

Este año, la variación en fresa no es significativa y sólo hemos subido un 3,5%, por lo que las previsiones son de unas 300.000 toneladas, igual que la campaña anterior.

La complementariedad comercial a la fresa ya se ha producido de una manera rotunda, con muchos aciertos y algunos infortunios, entre los que figura el problema del arándano. ¿Ha reflexionado el sector sobre esto?

Sí, evidentemente el sector ha reflexionado sobre ello y este año, aunque habrá entre un 5% y un 7% más de producto se puede decir que estamos corrigiendo los grandes aumentos que se registraron en años anteriores y que llegaron a ser del 20%. Las estimaciones actuales indican que contamos con unas 3.100 hectáreas de plantaciones.

Conscientes de este problema, desde Freshuelva hemos puesto iniciativas sobre la mesa que tratan de expansionar los mercados. Ya hemos realizado las gestiones oportunas con los dos Ministerios correspondientes para abordar el mercado chino. Por otro lado, el año pasado hicimos acciones de promoción en el mercado interior, al que todavía le queda un amplio margen de crecimiento.

Con el fin de evitar picos de producción, se están plantando variedades más tempranas que no colapsen el mercado en momentos determinados.

¿Cuáles son los desafíos más inminentes?

Entre los muchos temas que tenemos sobre la mesa, estamos priorizando la apertura de nuevos mercados como China, India y Canadá. Por otro lado, no dejamos de comunicar y trasladar en ferias y foros, las cualidades de nuestros productos. Y aquí quiero destacar el trabajo que seguimos realizando en pro del Congreso de Frutos Rojos que celebramos en junio y que ya se ha convertido en un evento de carácter internacional.

Supongo que vigilan muy de cerca el desarrollo en algunos países de África y en Turquía, e incluso en Holanda donde ya hay producciones en pleno invierno. ¿Qué planteamientos se hacen desde Freshuelva? Por cierto, Bruselas acaba de dar luz verde a las producciones del Sáhara en el acuerdo de la U.E. con Marruecos

Es un tema que viene de largo. Nuestro planteamiento es que debemos concurrir en las mismas condiciones que el resto de competidores de la U.E. No podemos dar más ventaja a los que están fuera de la U.E. que a sus propios miembros. Y este aspecto no sólo incumbe a nuestra producción fresera sino a muchas producciones españolas.  En un mundo globalizado debemos competir en igualdad de condiciones.

La investigación propia ha sido un caballo de batalla a tener en cuenta. ¿Cuáles son los materiales autóctonos más recientes para frambuesa, fresa y arándano?

Nuestro apoyo a este tipo de iniciativas siempre ha sido incondicional y desde Fresas Nuevos Materiales ya hemos puesto en el circuito variedades que han dado muy buenos resultados como Rociera y Primoris. En frambuesa, ya contamos con la variedad R15-21-5 en proceso de ser registrada esta campaña, objeto de ensayo por el sector. El próximo paso debe ser el arándano.

Respecto a los mercados, ¿existe algún planteamiento a nivel interno en esta incertidumbre desatada por UK, el principal receptor de pequeños berries?

Evidentemente el Brexit nos genera incertidumbre porque el Reino Unido ha sido tradicionalmente nuestro segundo mercado. Lo que nos preocupa realmente no son los controles en sí, sino las retenciones que se puedan producir en la frontera para productos tan perecederos como los berries.

¿Puede darme datos de los últimos consumos de fresa en el mercado español? ¿qué proyecciones existen desde su punto de vista?

El consumo de fresa en el mercado español se sitúa en unos 2,5 kilos por habitante y año, pero creemos que todavía mantiene margen de crecimiento, y mucho más si nos referimos a frambuesas y arándanos. Todos los frutos rojos son una fuente de salud y, aunque con cierto retraso frente al consumidor europeo, los españoles ya nos hemos hecho eco de sus beneficios.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola