Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Carlos Ledó, emprendedor en serie

Carlos Ledó, (Valencia, 1974) de profesión emprendedor. Hasta la fecha, 17 empresas creadas y me asegura que todavía le queda la más disruptiva; que la creará en Valencia para devolver a la sociedad valenciana parte de lo que ésta le ha dado.
carlos ledo idai nature

Hasta la fecha, 17 empresas creadas y me asegura que todavía le queda la más disruptiva; que la creará en Valencia para devolver a la sociedad valenciana parte de lo que esta le ha dado.

Le tiro de la lengua para que me dé una pista, pero me da calabazas.

Trabaja 14 horas al día porque le gusta y a punto estuvo de poner una cama en su despacho. Reconoce que el peaje que se paga es muy caro: en su caso, un divorcio. Cree que tiene un sentido de la lealtad muy por encima de la media y es muy amigo de sus amigos. Se considera buena persona y en quién confiar.

Reconozco que lo veo muy normalito, nada ostentoso para una persona que ha pasado por el MIT, ESADE e IE Business School. No tendrá suficiente pared para poner tantos cursos y másters.

 ¿Y por qué iba a ser diferente? Soy de los que cree que hay que seguir formándose, pero no hay que creerse nada. En la vida siempre se aprende y en la empresa, como en la vida, a veces se gana y a veces se aprende.

A estas alturas y con su trayectoria, ¿qué se siente más ingeniero agrónomo o emprendedor?

Lo primero fue lo que estudié, pero creo que, transcurridos los años, puedo decir que soy un emprendedor en serie.

He hecho cálculos y sale a dos empresas y pico al año. Como supongo que siendo niño no creó ninguna, el número se eleva. ¿Se lleva en los genes?

Supongo que sí y que yo lo heredé de mi madre, que en su día tuvo la audacia de montar un colegio, siendo mujer, hace 50 años y dejándose una plaza de funcionaria. A mí, el gusanillo me nació en la facultad: colaboraba con agencias para los viajes de fin de curso y por cada 25 personas, me daban uno gratis. Como siempre eran más de 25, mis amigos y yo nos íbamos gratis a Ibiza, Ámsterdam, Mallorca, etc.  Enseguida empecé a alquilar locales para fiestas mientras estudiaba, alguno de ellos muy conocido, como el Brackman en Valencia y después los compré y los vendí.

Uff, ¡qué trayectoria!

Oiga, ¿y todos los negocios le han ido bien?

Por supuesto que no, he fracasado y he vivido la crisis de 2008, entre otras cosas. Y también me han ‘tomado el pelo’. Uno de los últimos descalabros ha sido en Turquía con Idai Nature.  Mi exdistribuidor registró la marca y después me pidió el rescate.

¿Sabe por qué pensé en usted para mi perfil?

No.

Porque vi su foto al lado de una persiana muy modesta, diciendo que eso era el germen de Idai Nature hace 15 años. Me llegó al alma, se lo aseguro, porque sus instalaciones actuales son de infarto.

Ese post tuvo 45.000 visualizaciones en 3 días.

¿Ha viajado mucho?

Mucho no, muchísimo, pero no he visto nada. He estado tres días en México, en un hotel al lado del aeropuerto y he vuelto a España.

¿Habrá hecho más cosas en esta vida, además de ser el primero de la clase y trabajar?

He hecho mucho deporte desde joven. De hecho, a mi hermano y a mi nos llamaban “los sanos”. Durante 20 años he jugado al baloncesto. Soy zurdo, o mejor dicho ambidiestro, y eso te da ventajas. En baloncesto uso la izquierda, en fútbol la derecha y en tenis soy ambidiestro.

Ahora tengo gimnasio en casa y me acompaña un amigo empresario en mis rutinas. Me cuido porque solo tenemos un cuerpo para toda la vida.

Supongo que es un gran lector

Pues supone mal porque no tengo tiempo para leer libros. A lo más que alcanzo es a los titulares de la prensa digital.

Mi vida está llena de reuniones y citas programadas. Empiezo a trabajar para mí mismo a las 8 de la tarde. A partir de esa hora hago cosas que solo puedo hacer yo personalmente y contestar mis correos y llamadas.

¿Lo de la cama en el despacho no le hubiera salido más rentable?

Estuve muy tentado, pero el sentido común me dijo que no. Hubiese sido capaz de pasarme varios días sin salir. Es bueno desconectar y cambiar de aires de vez en cuando para inspirarse.

¡Qué difícil mantener una relación de pareja con usted!

Sí, cuando nació mi primer hijo casi me lo pierdo porque llegué justo desde Turquía y cuando nació mi hija, a las 24 horas salí hacia Méjico. El peaje que pagué fue un divorcio, pero mantengo una excelente relación con la madre de mis hijos, y creo que mis hijos son felices, que es lo que importa.

Los empresarios dedicamos muchas horas al trabajo y reconozco que es difícil soportar a alguien como yo, que, además, de estar viajando toda la semana, cuando llegaba el fin de semana se escondía en el cuarto de baño para responder los mensajes de otra franja horaria del mundo y poder seguir trabajando sin tener broncas en casa.

Su afición por el mar, ¿de cuándo data?

Es bastante reciente, unos cinco años. Les debía tiempo a mis amigos y alquilamos un barco en el Algarve para ir a pescar. Fue como una prueba personal porque no me veía capaz de estar pescando horas y horas sin cobertura en mi móvil. Era bastante escéptico sobre el efecto del mar en mi propio talante, pero el azul del agua, la quietud, la espera a que algún pez pique, me sedujo. Vi que me relajaba y me ayudaba a clarificar ideas sobre la propia vida y sobre los negocios. Así que me compré un pequeño barquito y ahí empezó todo.

¿Cuándo ha sido su última escapada?

El pasado fin de semana, con mis hijos. Aunque no tengo la custodia debido a mis viajes, los puedo ver en cualquier momento porque mantengo una relación cordial con mi ex. Así que allá que nos fuimos con otro matrimonio que tienen niños de la misma edad que los míos. Mar adentro, más de cinco horas. 

TE PODRÍA INTERESAR

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola