El despropósito de los protocolos

Mientras los países europeos deben negociar uno a uno sus protocolos de exportación con países terceros, estos cuentan con la ventaja de negociar en Bruselas para los 27.

Por ello, cuando un país de la U.E. logra establecer relaciones comerciales con algún país lejano, este asunto se convierte en noticia. Este ha sido el caso de las ventas italianas de manzanas hacia Vietnam.

El consultor Paco Borrás, explica que “este sistema permite que las importaciones de Vietnam hacia Europa continúen incrementándose (ver gráfico adjunto), y sobre todo, son acuerdos que nunca cuestan cinco años, como los que Italia o España, deben soportar. Los agricultores vietnamitas, pueden permitirse el lujo de negociar directamente en Bruselas y en la misma mesa hablar de todos sus productos.”

Todo ello incluso en los casos en que la Unión Europea negocia un Tratado de Libre Comercio.

Exportaciones de Vietnam hacia la U.E. (Eurostat):

VIETNAM EXPORT TO European Union201820172016201520102005
Total12.8489.8867.4766.1706.4751.124
Limones frescos y deshidratados5.6044.1672.5231.632111
Tamarindos frescos sy lychies4.7324.1963.7713.4053.688515
Pomelo fresco y deshidratado1.4496033412011.87112
Verdura fresca y congelada351301265199332230
Guayavas, mangos and mangostán frescos y congelados17412712115212766
Pimenta fresca y congelada1511027921433
Papayas frescas3920731321316
Berenjena frescas y congeladas3540446122
Durians frescos12181216101
Cebollas frescas y congeladas20199167112
Banana fresca y deshidratada6458332

La agricultura europea

El despropósito es mayor, si cabe, conociendo que la agricultura europea cumple las más estrictas exigencias respecto al uso de productos fitosanitarios, sostenibilidad del medio ambiente y respeto por los derechos humanos de los trabajadores agrícolas.

En estas circunstancias, a Europa, claramente más avanzada, se le exige justificar y pagar por protocolo que, si fuera a la inversa, posiblemente ningún país alcanzaría a cumplir.

Los inconvenientes de estos protocolos, los cifra Borrás en los siguientes puntos:

–          Haberlos negociado cada país de forma bilateral.

–           Costar años de negociación.

–          Conseguirlos, a veces incluso solo para una zona determinada del país que lo negocia.

–          Los productores deben pagar, en la mayoría de las ocasiones, los productores los gastos de los años de negociación.

–          Firmar en ocasiones, condiciones que incrementan los costes del trabajo hacia esos países, que con toda seguridad sus agricultores no van a tener que pagar para enviar sus productos a la Unión europea, porque no tienen protocolos.

–          Y además alegrarnos cuando conseguimos una pequeña victoria, porque una región de la Unión Europea, ni siquiera un país, ha conseguido un protocolo para un producto determinado.

“Nos damos cuenta de que los productores europeos somos de segunda categoría, simplemente porque los de los países de fuera de la Unión Europea pueden negociar todos sus productos a la vez con Bruselas y a nosotros nos obligan a negociarlos uno a uno y país a país,” remarca el consultor.

¿Por qué razones, la historia de la Unión Europea, sus políticos, su Europarlamento, nuestros políticos nacionales y regionales nos han conducido a esta situación de categoría inferior frente a los agricultores de otros países, y, sobre todo en todas las manifestaciones que estamos realizando no hemos reclamado el fin de los protocolos de exportación? concluye Paco Borrás.

 

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola