El mango de Málaga ya tiene su propio sello

Este nuevo distintivo aúna a una decena de productores y comercializadores para conseguir un mismo objetivo: proteger y reconocer una materia prima a la que el clima y las condiciones de cultivo de la provincia más meridional del Continente dotan de unas características y unas propiedades únicas.
marca mango málaga

Este lunes se ha llevado a cabo la presentación de la marca de calidad Mango de Málaga, que nace para distinguir la calidad en origen de la fruta cultivada en la principal zona productora europea de mango, la provincia de Málaga.

Este nuevo distintivo aúna a una decena de productores y comercializadores para conseguir un mismo objetivo: proteger y reconocer una materia prima a la que el clima y las condiciones de cultivo de la provincia más meridional del Continente dotan de unas características y unas propiedades únicas. “Los mangos de Málaga son realmente especiales: son únicos, nutritivos y sabrosos. Es un producto de cercanía y Km 0, que redunda en mayor empleo, protección del medio ambiente y características saludables y culinarias únicas”, ha expresado el presidente de Diputación de Málaga, Francisco Salado.

Salado ha querido reconocer el trabajo realizado por la Asociación Española de Frutas Tropicales (AFT), que ostenta la propiedad de la marca y trabaja mano a mano con Sabor a Málaga desde hace tiempo.

Distintivo en los mercados y futura IGP

El registro de la marca colectiva Mango de Málaga se llevó a cabo el pasado 28 de abril de 2022 mediante la resolución de la Oficina de Patentes y Marcas, y distinguirá el origen de este producto a nivel nacional y en el resto de los mercados europeos.

El presidente de la AFT, Domingo Medina, ha detallado que “potenciar la imagen de la marca llevará un trabajo de 3 a 5 años, para lo cual la asociación se planteará, junto con los operadores de comercialización, una solicitud de reconocimiento de la Indicación Geográfica protegida (IGP), que se tendrá que tramitar a través de la consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía”.

Medina ha recordado los orígenes de la asociación, hace ya 8 años. «Hemos visto en muchas ocasiones cómo mangos producidos en nuestra región y de una excelente calidad, van perdiendo su sello de identidad a lo largo de la cadena de distribución y se banalizan al compararse con frutas de diferentes orígenes y países productores. Somos muchos los agricultores que hemos protestado cuando en una gran superficie nos encontramos mango en el que se indica origen España en el mes de abril o mayo, cuando en esas fechas es imposible que haya (producción nacional)”.

Asimismo, Medina ha defendido la calidad incomparable del mango de Málaga y Granada, cosechado en su punto óptimo de maduración, respecto a la que se importa de ultramar. “La huella de carbono del mango de aquí es infinitamente más baja”, y su sanidad vegetal mucho mayor, ya que en otros orígenes deben aplicar pesticidas y fertilizantes por la mayor incidencia de plagas y enfermedades, ha expresado.

Fuerte apoyo del sector

Prudencio López, presidente del comité de gestión de la marca colectiva Mango de Málaga, ha resaltado el fuerte apoyo de una decena de almacenes manipuladores e industria transformadora durante el proceso de inscripción de la marca. Estas empresas se encuentran actualmente en proceso de inscripción como operadores autorizados de la marca: Natural Tropic, Reyes Gutiérrez, Frunet, Axarfruit, Tropical Millenium, Managú, Eurofresh, Bioalgarrobo, Tropico Spain y Axarquía Tropical.

presentacion mango malaga_foto familia

Para la gestión de la marca colectiva se ha creado un comité de gestión paritario en proporción de miembros de sector productor (4) e industrial (4) que velará por los intereses técnicos, comerciales y protección jurídica de la marca.

La marca se utilizará como contramarca en cajas, cubrepalés y stickers en la fruta como distintivo de calidad y origen. Los operadores comerciales llevarán sus marcas propias o marcas blancas dentro del distribuidor que serán debidamente autorizadas e inscritas dentro de la marca colectiva.

“La imagen de la marca colectiva con origen geográfico Mango de Málaga supone un revulsivo para la distribución, ávida de ofrecer a sus clientes un producto de calidad de origen UE, con menor huella de carbono que otros orígenes y más calidad y seguridad alimentaria”. Prácticamente todo el producto que se identificará con el sello Mango de Málaga lleva aparejadas otras certificaciones como son Global GAP y en algunos casos, el sello ecológico.

“Nuestro objetivo es impulsar la cuota de mercado respecto a otros orígenes que coinciden con nuestra temporada”, ha concluido Prudencio López.

El comité está abierto a la adhesión de más empresas del sector, y creará una mesa de diálogo para afrontar el futuro complejo y estudiar vías de diferenciación en común.

Motor de empleo

Esta fruta de origen asiático se cultiva desde hace cinco décadas en la provincia de Málaga gracias al impulso de un grupo de emprendedores de la Axarquía, al clima de la comarca y las propiedades del suelo. Un producto que, junto con el aguacate, ha “revolucionado la economía rural de la zona y ha ayudado a combatir la despoblación. Hace unos años la Axarquía era una de las zonas más pobres de Europa y gracias a las tropicales se ha recuperado la renta per cápita”, ha recordado el presidente de Diputación.

Actualmente hay 4.800 ha de cultivo de mango en Andalucía, más del 80% en la provincia de Málaga, la mayor zona productora de España y UE.

Más ayudas para el agua

Durante su intervención, el presidente de Diputación Francisco Salado ha subrayado que “es muy importante buscar soluciones al agua, optimizando los recursos hídricos que tenemos para estos productos. Seguiremos trabajando desde la Diputación y hacemos un llamamiento al resto de administraciones para buscar soluciones al problema de agua que tiene la zona”. Asimismo, ha manifestado su “apoyo sin fisuras” al sector, y ha recordado el paquete de ayudas que han materializado a finales de junio con 4,9 millones de euros a empresas agrícolas y ganaderas destinados a ayudar a la recuperación del sector. Próximamente se conocerá la resolución a las empresas beneficiarias. Unas ayudas “insuficientes, ya que se han presentado solicitudes por valor de 14 millones de euros”. Por eso ha manifestado el compromiso de lanzar nuevas líneas de ayudas en 2023. «El primario es un sector capital para nuestra economía, con cerca de 20.000 trabajadores en la provincia, el 3% del total de población ocupada».

La Diputación también ha activado este año otra convocatoria por importe de un millón de euros para favorecer la reactivación económica de empresas y autónomos de los siete municipios afectados por el incendio del año pasado en Sierra Bermeja (Genalguacil, Jubrique, Faraján, Júzcar, Pujerra, Benahavís y Casares). Estas son ayudas dirigidas a agricultores, ganaderos, explotaciones forestales y empresas de comercio, restauración y de turismo rural de esos pueblos.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola