El Reino Unido estudia eliminar los aranceles de las f&h

Esta medida se busca para reducir el precio de las frutas y hortalizas en los supermercados y que no se reduzca su consumo.
exportaciones agroalimentarias frutas hortalizas

La fotografía actual del mercado del Gran Consumo en el Reino Unido muestra un paisaje similar al de otros países europeos, con una tasa de inflación elevadísima y la confianza de los consumidores por los suelos.

La empresa de investigación de mercados Kantar Worldpanel ha publicado en uno de sus últimos boletines que la inflación de los productos que se venden en los supermercados alcanzó un 10% interanual el pasado mes de junio, una tasa que no se había visto desde hace muchos años. Esta cifra supone que las familias gastarán en su compra en los supermercados unos 530 euros más al año para mantener su nivel de consumo.

El gobierno trata de buscar mecanismos que le permitan aliviar algo la presión que están sufriendo las familias, ya sea con ayudas directas universales y selectivas a las familias más desfavorecidas o con otros mecanismos.

El Departamento de Comercio Exterior está valorando implantar una iniciativa que puede tener una implicación negativa para los exportadores españoles e incluso para los propios agricultores británicos. La responsable del Departamento ha anunciado que están estudiando eliminar los aranceles aplicados a la importación de los alimentos más esenciales para que los costes de importarlos sean menores y así, puedan venderse más baratos en los puntos de venta. El gobierno aplicaría esto con los países con los que todavía no ha firmado un acuerdo comercial, tarea en la que están trabajando desde la consecución del Brexit.

Entre el mundo empresarial hay voces que apoyan esta iniciativa, pero al sector agrícola no le ha sentado nada bien porque piensa que esto va a permitir que entren frutas y hortalizas más baratas que compitan directamente con las que ellos producen. Alegan que en un momento en el que sus costes han crecido de forma desmesurada y el gobierno no les facilita la contratación de inmigrantes para las tareas del campo, el hacer frente a esta competencia puede suponer el final de muchos negocios. El propio Departamento de Comercio Exterior tampoco está muy convencido de la medida, dado que de aplicarla unilateralmente les quitaría una herramienta de negociación en los acuerdos comerciales que tienen en proceso.

Como todo el mundo sabe, habrá un nuevo gobierno en septiembre, con nuevas ideas, y quizá esta iniciativa no se lleve a cabo. De aplicarse, la competencia por servir al mercado británico va a ser muchísimo mayor que la que las empresas españolas afrontan ahora.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola