Gas y petróleo ponen en jaque la recuperación

Rusia

El conflicto entre Rusia y Ucrania representa para Europa occidental una doble presión sobre la electricidad y la inflación, en un momento en que el Viejo Continente aún sufre las heridas económicas de la pandemia.

Para el sector agroalimentario, que en el momento actual vive sumido en una subida permanente de todos sus inputs, puede suponer un nuevo varapalo y algunas organizaciones ya advierten que las próximas compañas pueden ser muy duras e incluso se puede llegar a mayores: “Algunas firmas exportadoras pueden llegar a desaparecer,” han explicado diversos agentes a esta publicación.

El crudo cabalga en máximos de ocho años y el gas natural sufre un fuerte repunte tras el anuncio de que Alemania paraliza la puesta en marcha del gaseoducto Nord Stream 2.

La independencia de dos regiones separatistas ucranianas, Donetsk y Lugansk aprobada por la Duma, así como los movimientos de tropas en diferentes líneas de las fronteras ha provocado que, en menos de ocho semanas, el precio del petróleo se sitúe al borde de los 100 dólares. Rusia es el segundo máximo exportador de crudo del mundo, solo por por detrás de Arabia Saudí. Todo en ello en un escenario en el que los países de la OPEP, tiene ralentizada su producción.

También el gas natural sufre los rigores de la escalada bélica entre Rusia y Ucrania. A la firmeza de Moscú en su pulso con Kiev, de largo el mayor proveedor europeo de gas, se suma, además, el anuncio de Alemania de que suspenderá la certificación del Nord Stream 2, el gasoducto que estaba llamado a transportar buena parte del gas ruso que llegará al Viejo Continente en los próximos años. La locomotora teutóna depende de él para el funcionamiento de su potente industria.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola