Graves daños en las empresas del sector agroalimentario por la crecida del Ebro

inundaciones ebro

ALINAR, Asociación de Industrias Agroalimentarias de Navarra, La Rioja y Aragón ha querido trasladar su preocupación tras las históricas riadas acontecidas en la ribera del Ebro este fin de semana. El impacto de las aguas ha causado daños materiales en las instalaciones de algunas de sus empresas socias, principalmente en las localidades de San Adrián y Funes, así como graves destrozos en los campos de cultivo de la Ribera del Ebro, en mayor medida en la Comunidad Foral.

Diego Galilea, director general de ALINAR, destaca que “esta riada se ha llevado por delante miles de hectáreas, algunas en pleno pico de recogida de campaña como es el caso del brócoli, la coliflor o el cardo y otras que acababan de ser plantadas o estaban siendo preparadas para los cultivos de primavera, dejando las parcelas destrozadas” y añade “el campo es nuestro proveedor principal, sin su materia prima no podemos producir, y estas pérdidas resentirán inevitablemente al sector primario y al agroalimentario”. Esta situación se añade a las desproporcionadas subidas en los costes de materias primas y auxiliares, energéticos y de transporte, que ya habían denunciado desde ALINAR, y que llevan asumiendo las empresas agroalimentarias desde prácticamente el fin del confinamiento.

Así mismo, Galilea ha querido poner el foco en la responsabilidad de la Confederación Hidrográfica del Ebro por una dejadez en las tareas de limpieza y mantenimiento de los ríos, sumándose a las denuncias de otras asociaciones agrarias. “Nuestros socios y socias nos trasladan esta misma reivindicación que, además, se llevan denunciando desde hace muchos años, sobre la falta de mantenimiento de los cauces de los ríos, y que sin duda consideramos desde ALINAR, es un agravante fundamental en estas riadas que se repiten con demasiada frecuencia”.

El director general de ALINAR apunta a la urgente necesidad de actuaciones por parte de las administraciones públicas en la reparación y refuerzo de los diques de contención que eviten nuevas inundaciones a corto plazo, así como en programas de limpieza selectiva del cauce de ríos como el Ebro. El objetivo es prevenir una situación que “tristemente no es nueva, pero que esta vez ha
superado con creces todas las expectativas” apunta Galilea.

Las consecuencias de estas crecidas, producidas por las precipitaciones persistentes y el aumento de las temperaturas que intensificaron rápidamente el deshielo, ha generado una devastación que, unida al escenario de subida de costes de producción que llevan arrastrando las empresas agroalimentarias desde prácticamente el primer trimestre de 2021, esbozan un panorama de cara a 2022 que inquieta a la Asociación. Diego Galilea recalca que “si la situación para muchas de nuestras empresas no era fácil, el escenario que ha dejado ahora la riada es complicado”.
Los presidentes autonómicos de Navarra, La Rioja y Aragón han presionado para que estas zonas fueran declaradas zonas de emergencia, una reclamación que, como confirmaba el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su visita a las zonas afectadas, se prevé apruebe este viernes el Consejo de Ministros.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola