La diferencia de precios entre el campo y el lineal es la más baja en 10 años

De acuerdo con el informe mensual que elabora Coag, el Ipod -el índice que mide las veces que se incrementa el precio entre el origen y el destino- ha caído hasta 3,66%, el nivel más bajo desde 2013.
dinero

En febrero de 2021 el índice tocó máximos en 4,74% y hace un año se situó en 4,37%.

Desde Coag reconocen que «debido al aumento de los costes los precios en origen han subido», por lo que las diferencias se han estrechado. Pero eso no hubiera sido posible tampoco si, al mismo tiempo, la industria y los distribuidores, no hubieran ajustado sus márgenes. Es algo que se aprecia de forma clara, por ejemplo, en productos como las naranjas, los limones o la leche.

En el caso de las naranjas hace un año se vendían en el campo a 0,16 euros por kilo y se vendían en el súper a 1,56. Es decir, casi diez veces más caras. Hoy, en cambio, la diferencia de precios, aunque sigue siendo muy abultada entre el principio y el final de la cadena, se ha reducido a la mitad, hasta cinco veces. El precio en el campo es de 0,37 y en las tiendas de 1,89. En el caso de los limones ha disminuido de 9,30 veces a 7,15; en el de las patatas de 7,19 a 4,6 y en el de las cebollas de 6,32 a 4,41.

No obstante, hay un caso donde se ha producido justo todo lo contrario: el del ajo. En febrero de 2022 se pagaba por este producto 8,5 veces más en el supermercado que en el campo y ahora esa diferencia se ha elevado hasta 9,77 veces, un récord absoluto. Actualmente, los agricultores cobran 0,61 euros por kilo de ajos en el campo y los consumidores pagan en las tiendas una media de 5,96 euros.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola