La producción más corta de toda una década

La nueva cosecha española de cítricos será la más baja de las últimas diez campañas, debido a las anómalas condiciones climáticas registradas en primavera y la sequía del verano.
Naranjas y mandarinas

El aforo de cítricos elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) estima una producción de 5,968 millones de toneladas para la campaña 2022/2023, iniciada el pasado 1 de septiembre. Estas cifras suponen un significativo descenso respecto a cosechas anteriores, del 15,6% sobre la campaña pasada y del 12,8 % respecto a la media de los últimos cinco años (1,1 millones de toneladas menos). Hay que remontarse a la campaña 2012/13 para encontrar una campaña con menos producto.

La campaña citrícola se inició el pasado 1 de septiembre con una novedad clave para el desarrollo de la misma, la imposición del tratamiento en frío para la importación a la Unión Europea de naranjas procedentes de países como Sudáfrica en los que está presente la plaga de la polilla del naranjo.

Según los últimos datos disponibles, las superficies de cultivo aumentaron un 1,7 % en 2021 y suman 219.096 hectáreas. Las condiciones climáticas han sido decisivas en esta baja producción, fundamentalmente por el exceso de lluvias durante las fases de floración y cuajado del fruto, y por las temperaturas extremadamente altas en estadios posteriores y restricciones al riego en algunas regiones.

Las naranjas caen un 20%

Por producto, serán las naranjas las que experimenten un mayor descenso, con caídas del 19,9% respecto a la campaña anterior y del 15,7% respecto de la media de las últimas cinco campañas. Descenderán también los pequeños cítricos (9,8 % respecto al año anterior y 9,1 % sobre la media de las últimas campañas), el limón (con descensos del 12,4 % y 11,3 %, respectivamente) y el pomelo (13,7 % y 4,5 %.).

La naranja será, como es habitual, el cítrico de mayor producción, con 3.010.491 toneladas, el 50,4 % del total. De estas, el 75 % de naranjas corresponderán al grupo Navel. La producción de pequeños cítricos se elevaría a 1.953.954 toneladas, el 32,7 % del total, con las clementinas como grupo mayoritario.

Bajada significativa en limones

La producción de limones se estima en 918.802 toneladas, un 15,4 % de la producción cítrica total, que sería la cifra más baja de las últimas siete campañas.

La producción de pomelos alcanzaría las 75.394 toneladas, el 1,3% del total de cítricos, con la cosecha más baja de las últimas tres campañas, después de los récords productivos consecutivos alcanzados en las dos anteriores.

Un adicional análisis del MAPA

El MAPA ha dado a conocer una nueva realidad productiva del sector citrícola correspondiente al año 2021 en el que se advierte un incremento del 1,7% en las superficies de 2021 respecto a 2020, con un total de 219.096 hectáreas. Las superficies que más han crecido son las destinadas limonero y pomelo, más de un 10 %, y su mayor auge se localiza en la Región de Murcia, con un aumento de casi el 7 %, seguida de Andalucía (3,2 %).

Frutkia, la nueva herramienta

El Ministerio contará con una nueva herramienta, Frutkia basada en modelos matemáticos y desarrollada con el objetivo de conocer de manera anticipada el volumen productivo de cada campaña en sectores especialmente sensibles a situaciones de sobreoferta como son las frutas de hueso o los cítricos.

Comunidad Valenciana

La cosecha en esta comunidad se situará en algo menos de 3 millones de toneladas. Dado que el balance de la campaña 2021-22 llegó a ser de 3,26 la temporada puede cerrarse con un descenso superior al 8%. Un porcentaje, que, tiene, por sí mismo, bastante importancia. De hecho, desde la campaña 2005-06 no se había dado una cosecha tan corta. Esta reducción afectará a todos los tipos de cítricos, pero serán las naranjas las más perjudicadas con una merma cercana a las 150.000t, respecto a las 164.000t del ejercicio precedente.

Las mandarinas irán a la zaga con una caída aproximada de, entorno a las 100.000t, comparado con la campaña previa n la que se llegó a las 133.000t.

El descenso del aforo se atribuye a varios factores, uno de ellos es que el árbol de los agrios es vecero, lo que significa que, si un año da muchos frutos, al siguiente su cosecha es más corta.

Hay otro tipo de motivos, que vienen registrándose en esta comunidad desde hace varios años y el más destacado es el paulatino abandono de las tierras de cultivo, preferentemente aquellos terrenos pequeños y menos rentables

En estas circunstancias otras autonomías como Andalucía e incluso Murcia, donde se ha apostado por los grandes latifundios, han ganado terreno a la Comunidad valenciana.

En la década de los 80, la Comunidad Valenciana llegó a representar el 85% de la producción citrícola española y, en estos momentos, se encuentra rozando menos del 50%.

En cualquier caso, la lectura que podríamos hacer de estos primeros aforos estriba en que una menor producción en campo podría elevar los precios en origen, pero este punto está por ver.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola