Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Makro se adapta a las circunstancias y se apunta al delivery

Makro

Makro prepara un servicio de reparto de comida a domicilio (delivery) y para recoger (take away) con el que competirá en España con plataformas como Deliveroo, Glovo, Just Eat o Uber Eats, entre otras.

El distribuidor de hostelería ofrecerá una alternativa de reparto a bares y restaurantes frente a estas plataformas, cuyas comisiones por prestar el servicio consideran un «abuso», según afirmó el CEO de Makro en España, Peter Gries, en un encuentro de la patronal del gran consumo, Aecoc, en el que informó de esta nueva línea de negocio.

«Estamos ofreciendo en fase de pruebas este servicio para que los hosteleros no tengan que depender de las injustas y radicales comisiones de los agregadores», aseguró el directivo, que cifró en hasta un 35% el fee (cuota) que las plataformas de delivery cobran a bares y restaurantes por distribuir sus pedidos a los domicilios. Con esa comisión, añadió Gries, «¿cuánto te queda de lo que has ganado de un menú?». Y aplaudió la reciente decisión del Gobierno portugués de limitar al 20% las comisiones por prestar este tipo de servicios.

En pruebas

La solución de Makro ya opera como piloto en una decena de establecimientos en España y de forma permanente en países como Francia, Alemania o Polonia, de manera que el restaurante ofrece el servicio de reparto y entrega a domicilio a precio de coste. El hostelero paga un precio inicial de 199 euros, que incluye el material para que ponga en marcha el servicio, a lo que hay que sumar un coste mensual de 49 euros.

Gries quiso aclarar que con este servicio «no pretende ganar dinero, pues no es el core del negocio». La idea es reducir la dependencia de las plataformas de delivery para bares y restaurantes y con ello impulsar su digitalización, sobre todo en un momento en el que la demanda de este servicio de entrega se ha disparado con las restricciones por el Covid-19. Gries auguró que el reparto de comida a domicilio duplicará de nuevo su volumen este año, «pero en ningún momento debería sustituir la experiencia que vivimos en un restaurante».

El efecto de la pandemia hizo que Makro cerrara su año fiscal, en septiembre, con una caída de la ventas del 17%. Y la previsión que hace el directivo para este año es que sea mejor que 2020, sin llegar aún a los datos registrados en 2019. El CEO en España confía en la Semana Santa, impulsada por el turismo nacional, aunque advierte de que enero y febrero serán todavía «meses duros y negros».

Fuente: expansion.com

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola