Primaflor celebra sus 40 años en familia

primaflor 40 aniversario

 

En cuarenta años, Primaflor ha demostrado desde su sede de Pulpí que se puede innovar y crecer hasta llegar a tener más de 2.200 empleados procedentes de 33 nacionalidades y acumular más de cien referencias que se comercializan en Europa, el Golfo Pérsico y Canadá. Un aniversario que reunió este sábado a los trabajadores de la compañía en una gran carpa instalada en el Recinto Ferial de Pulpí, en el que se celebró la historia de Primaflor, que debe su nombre a la unión del vocablo alemán «prima» y el español «flor», literalmente, «lo mejor de la flor». Y es que aunque todos conocen hoy sus múltiples variedades de lechugas y ensaladas, la actividad original de la empresa difería notablemente de la actual.

Lorenzo Belmonte, actual presidente y fundador de Primaflor junto con Cecilio Peregrín, explicaba a los presentes que realmente la andadura común de ambos comenzó hace 60 años. Cecilio lo contrató cuando aún se dedicaba a la producción de tomates. Entonces, hace 40 años, llegó un alemán que les propuso que hicieran lo propio con las flores. «Nos gustaba innovar, le aconsejé -a Cecilio- seguir con las flores y me dijo que sí pero con la condición de que fuese su socio», relató Lorenzo. Junto a Antonio, hermano de Cecilio, pusieron la primera piedra de Primaflor.

Las lechugas llegarían más adelante, cuando pensaron qué producto podían utilizar para completar la carga de los camiones con los que transportaban sus flores, desveló la periodista Mar Villalobos, que ha presentado la gala del aniversario y recordado además una de las máximas de Lorenzo: «Innovar es mejorar todo lo que uno hace, buscar la forma de ser el mejor».

Por su parte, Lorenzo ha mostrado su orgullo por haber conseguido que personas procedentes de 33 países diferentes formen parte en la actualidad de la gran familia de Primaflor. «Es un honor darle trabajo a gente que ha venido de otros sitios para buscarse la vida», aseguró señalando que él también sabía lo que era eso debido a que nació tras la Guerra Civil.

«Con diez años sabía echar un jornal y que la gente trabajara con nosotrosÉramos labradores y a la hora de recoger cosechas también metíamos jornales», contó Lorenzo, quien añadió que también sabía «lo que era darle de comer esas personas. «Por eso conozco todas dificultades que cada uno vosotros habéis podido pasar para llegar a pedir trabajo en Primaflor», dijo para reclamar acto seguido a sus empleados una única cosa: Que siguieran trabajando con cariño.

Antes del acto, Lorenzo mostraba su convencimiento de que la empresa continuará extendiéndose por el mundo porque «los mercados se acercan cada vez más, los medios de transporte son más rápidos», y apuntó que una de las metas es llegar a nuevos mercados como Rusia. También tuvo su momento para reivindicar el Corredor Mediterráneo: «Como llegará también el tren, con el tren llegaremos mucho más, lejos, soy optimista».

«En estos cuarenta años, hemos sido una familia. Hemos pasado muy malos momentos tanto económicos como laborales pero, siempre hemos estado ahí para apoyarnos y superarlos», citaba Lorenzo Belmonte dirigiéndose poco después a sus empleados.

Durante el acto institucional, se ha hecho mención y especial reconocimiento a veinte trabajadores que llevan más de 30 años de antigüedad en la compañía y la han visto crecer y convertirse de una empresa familiar a una compañía internacional que preserva el carácter familiar con sus empleados.

Primaflor tiene su origen en 1976, con cuatro décadas de experiencia, es una de las principales empresas hortofrutícolas de España. Especializada en el cultivo de variedades de lechuga, vegetales orientales, brotes tiernos y en la producción de ensaladas preparadas. Destaca por el control total de sus procesos, desde la semilla hasta la comercialización.

Fuente: Dairio de Almería.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola