Sandía: propiedades nutricionales de esta refrescante fruta

sandia_propiedades_nutricionales_refrescante_fruta

La sandía es una de esas frutas cuyo consumo se dispara durante el verano. Y es lógico, ya que tiene una gran capacidad de refrescarnos cuando las temperaturas elevadas llegan a nuestro termómetro.

Pero, ¿cuáles son los nutrientes más destacados de la sandía? ¿Por qué decimos que nos hidrata en verano y que es saludable? Hoy profundizamos acerca de las bondades de la sandía, una de las frutas más saludables e icónicas de la época estival.

El poder hidratante de la sandía

Uno de los elementos que más destacan en la composición de la sandía es el agua, estando presente en un 95% aproximadamente.

Esta cantidad elevada de agua nos demuestra que la sandía no solo sirve para refrescarnos en verano, sino también para hidratarnos. Este punto es especialmente importante, ya que con el aumento de las temperaturas estamos más expuestos a la deshidratación.

Gracias al consumo de alimentos ricos en agua como la sandía combatimos la deshidratación en verano, que puede afectar mayormente a las personas ancianas. Esto sucede porque con el avance de la edad perdemos nuestro apetito y sed. Por ello es importante que este grupo de riesgo se hidrate cada poco tiempo bebiendo agua y consumiendo alimentos como la sandía.

La sandía es baja en calorías

Al contener prácticamente en su totalidad agua, la sandía posee un número muy bajo de calorías. Esto nos lleva a asociarla con una menor predisposición al aumento de peso, como sucede con otras frutas, verduras y hortalizas.

Sin embargo, esta idea puede ser errónea en otros grupos de alimentos que son altos en calorías pero no por ello son insanos. Por ejemplo los frutos secos, lácteos o el aceite de oliva virgen extra.

A pesar de ello, esta fruta es una de las más recomendadas en estrategias de pérdida de peso. Y tiene sentido, ya que si su contenido calórico es reducido será más difícil que consumamos una cantidad de fruta lo suficientemente elevada como para conseguir que nuestro balance energético se vea afectado negativamente.

El papel antioxidante de las vitamina A y vitamina C

Si nos centramos en nutrientes concretos, lo cierto es que existen dos vitaminas que destacan por encima del resto en la composición nutricional de la sandía: la vitamina A y la vitamina C.

La vitamina A, también conocida por el nombre de retinol, se asocia con una mejor visión en los seres humanos. De hecho, no solo es esencial para nuestra visión, sino también para mantener la piel y los tejidos de nuestro organismo en un estado saludable.

Realmente, el término vitamina A se utiliza para designar globalmente a diferentes compuestos como el retinol y otros carotenoides que podemos encontrar en vegetales y frutas como es el caso de la sandía.

Otra vitamina que también destaca en la sandía es la famosa vitamina C, un micronutriente que nos ayuda a absorber mejor el hierro. Podemos encontrar unos 5 mg de vitamina C por cada 100 gramos de sandía, aproximadamente.

De hecho, tanto vitamina A como vitamina C tienen un importante papel antioxidante que ayuda a prevenir la formación de radicales libres. Estas sustancias se crean de forma natural en nuestro organismo y están relacionadas con el envejecimiento de las células en el ser humano.

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola