Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Tecnólogo y sostenible

José Luis Molina Zamora (Madrid, 1968) es un hombre apasionado de la innovación tecnológica y un convencido en pro de la sostenibilidad del sector agroalimentario.

Dice de sí mismo que es un ‘early adopter’ digital. Utilizaba internet cuando aún no recibía este nombre y en 2007 andaba con un iPhone 1 crackeado que había comprado en Estados Unidos. Utiliza las redes con mucha cautela y, por muchas invitaciones que reciba, no conecta con cualquiera en LinkedIn. En la descripción de su perfil reza “Innovación digital para un mundo mejor.”

Nos cita en un pueblo de la provincia de Cuenca, donde tiene su casa de recreo, una vivienda de 2009 absolutamente sostenible y de la que nos pide que no la geolocalicemos. A ella acude para leer y relajarse y, como no, para estar en contacto con la Naturaleza. Además, es el lugar idóneo para cargar su coche eléctrico.

Creí, por lo que sabía, que me iba a encontrar a un ingeniero informático de altos vuelos, pero me llevé una gran sorpresa cuando me dijo que su formación universitaria era de ingeniero agrónomo. Me reveló un currículum y una vida profesional apabullante y llegué a la conclusión de que me encontraba delante de un hombre del Renacimiento, al que todos los contenidos le agradan y que, además, los combina muy bien con lo último en tecnología. Es un hombre de datos y no de relatos y cuando lee se fija muy bien en las fuentes.

Se lleva muy bien con las últimas tecnologías, ¿no es así?

Así es. Soy lo que en el mundo anglosajón se denomina un ‘early adopter’. Me gusta ir por delante en lo que es práctico y útil. Soy muy positivo al pensar en todas ellas y creo que nos proporcionarán una vida mejor. La tecnología por la tecnología ‘per se’ no me dice nada, necesito ver cuál es su uso. Conozco internet desde 1991 cuando se llamaba ARPANET. En 1995 yo ya operaba en banca por internet. En 1997 tenía una Palm pilot, el precedente de las agendas electrónicas. Y en el año 2007, en Estados Unidos, me compré el iPhone 1 porque ya intuía sus inmensas posibilidades. El aparato estaba en inglés y para que funcionara en las redes de comunicación españolas estaba crackeado.

Imagino que también es un ‘early adopter’ del chat GPT

Sí, por supuesto, pero hay que utilizarlo con mucho cuidado. Hay dos usos, el gratuito en el que el producto eres tú y tus datos; y el uso profesional, con unas cláusulas en las que sabes que tu información no será utilizada para cualquier barbaridad.

¿Nos vamos a quedar los periodistas sin trabajo?

No lo creo. En 1997, a Gary Kasparov, el mejor jugador del mundo de ajedrez, le ganó Deep Blue, una máquina de IA. A partir de ese momento, se dedicó a trabajar conjuntamente con la IA, aunque eso se supo diez años después. La combinación humano más máquina resultó invencible. Este es nuestro futuro.

¿Qué opina de las redes sociales?

Vivimos en su adolescencia, unos momentos en los que todo es muy divertido y muy cool, pero mucho ojo a los anonimatos. Hasta en LinkedIn hay perfiles falsos. ¡Como vas a aceptar a alguien que ni siquiera sabes quién es! Si yo acepto a alguien es porque tengo datos que vislumbran que puede ser una persona interesante, o hay muchos contactos en común.

Creo que tenemos una urgencia absoluta por domesticarlas porque hoy vale todo.

Además de las nuevas tecnologías, también le preocupa muchísimo la sostenibilidad. Por lo que veo, esta casa también es pionera en sostenibilidad

Sí, y he de decirle que se construyó en el año 2009. Yo la llamo la casa sin recibos, porque es sostenible desde todos los puntos de vista y trabaja en remoto. Cuenta con paneles solares fotovoltaicos y térmicos, baterías y biomasa para calefactar. Además, podemos acumular hasta 30.000 litros de agua.

Y aquí en el huerto le da rienda suelta a su faceta de ingeniero agrícola “amateur”

Es el típico huerto de un urbanita, pero me sirve de evasión y entretenimiento. Tengo un poco de todo, desde hortícolas hasta frutales diversos y, sobre todo, mis olivos, con los que elaboramos un magnífico aceite que nuestro trabajo nos cuesta porque lo llevamos a una almazara que está a 70 kilómetros de aquí.

¿Qué hace los fines de semana?

A mí me suelen cundir bastante y los aprovecho para socializar con los amigos y disfrutar de mi mujer y mis tres hijas. Me gusta mucho el ambiente concertero del rock, del indi o del folk. Hace poco estuve en la Plaza de toros de Las Ventas para ver a un grupo que a mi mujer le gusta mucho, ‘La Bien Querida’. Nos encantó, solo la estética de la plaza era digna de ver.  También fuimos a ver a la hija de unos amigos, Paula Koops, en la sala La Riviera. Si puedo, no me pierdo lo que se presente.

¿Cuáles son sus libros preferidos?

Adoro los clásicos, como ‘Las Meditaciones de Marco Aurelio’ o la ‘Trilogía de Cicerón’. Ambos son sabiduría pura que sigue vigente y puedes leer un capítulo hoy y otro mañana.

También me gusta mucho Santiago Posteguillo, con sus recreaciones del pasado histórico o Leonardo Padura con libros como ‘El hombre que amaba a los perros’ o ‘Como polvo en el viento’.

¿Cómo lleva el tema deportivo?

Me gusta la Naturaleza y, si puedo, practico deporte al aire libre, aunque también hago pilates en un centro que me permiten cambiar los horarios. Intento, en la medida que puedo, mantener una regularidad a pesar de los viajes y las reuniones que acaban tarde.

Aquí, en Cuenca, suelo hacer salidas en bicicleta o andando y disfruto bastante porque en kilómetros y kilómetros no te encuentras con nadie. Todo lo más, ves algún corzo o jabalí.

También hacer ‘huerting’ en el terreno que cultivo como hobby

TE PODRÍA INTERESAR

Últimas noticias

Newsletter fruittoday

Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola