Cuatro kilómetros del mundo rural por Madrid

mundo rural

El mundo rural se manifestó este pasado domingo a lo largo de cuatro kilómetros en Madrid para defender unas políticias que permitan que la actividad agraria sea rentable y sostenible.

Medio centenar de tractores, 50 caballos y 15 carros tirados con bueyes han tomado este domingo el centro de Madrid en una manifestación convocada por la Asociación para el Desarrollo y Defensa del Mundo Rural (Alma Rural) con el objetivo de reclamar medidas que impulsen el medio rural. Los asistentes —6.000, según la Delegación del Gobierno, y “miles”, según los organizadores— venían de toda la geografía española para defender políticas que permitan que la actividad agraria sea rentable y sostenible, y pedir que se eliminen las leyes que ponen “zancadillas” al desarrollo y el mantenimiento de un sector clave para la economía.

Desde agricultores, ganaderos, pescadores, hasta representantes del mundo de la cetrería o la tauromaquia, han recorrido un trayecto de cuatro kilómetros que empezó por la mañana en el Ministerio de Transición, ha pasado por delante del de Consumo, y ha finalizado ante el de Agricultura, los tres departamentos contra los que se han dirigido las principales críticas y demandas del mundo rural. También han tomado parte un grupo de tractores venidos de Asturias, caballos, bueyes, aves de cetrería e incluso agricultores con sus monos de trabajo y cencerros que han dejado una curiosa imagen de contraste con el entorno del eje Castellana-Recoletos-Prado.

El secretario general de la asociación convocante, Carlos Bueno, ha afirmado que han participado más de 200 plataformas locales de diferentes sectores con una actividad ligada al territorio rural desde la agrícola a la ganadera, caza o pesca. Bueno ha insistido en que el principal objetivo es conseguir “influir en las políticas” porque “muchas veces” se aprueban leyes que van en contra del medio rural. Con esta protesta, dicen “Basta ya” y pretenden que la sociedad les apoye.

Los convocantes plantean la necesidad de una actividad rentable y sostenible para evitar que los pueblos sigan quedándose sin habitantes. La asociación concreta sus demandas en una ley de la cadena alimentaria que se cumpla para que a los productores en origen se les paguen, como mínimo, unos precios que cubran los costes de producción. En la misma línea, reclama una política comunitaria que defienda la producción en los países miembros y que no ponga en peligro la autosuficiencia alimentaria en la propia UE.

No entienden los convocantes que Bruselas se muestre rigurosa a la hora de exigir condiciones de producción a los agricultores y ganaderos comunitarios y que, en paralelo, por otros intereses, se abran las fronteras de la Unión Europea a las importaciones sin plantear las mismas exigencias en materia de calidad, seguridad alimentaria o bienestar animal. Demandan, también, un etiquetado claro de todos los productos para conocer su origen.

Fuente: elpais.com

TE PODRÍA INTERESAR
  • ANECOOP: ‘El agua es vida’

  • Últimas noticias

    Newsletter fruittoday

    Cada miércoles en tu email las noticias más destacadas de la semana hortofrutícola